Buscaron trabajo a través de redes sociales y terminaron "empleadas" como chicas de compañía de hombres de todas las edades que acudían a una de las discotecas más famosas del centro de Madrid. Allí los responsables les decían cómo debían vestir, a qué clientes debían atraer y cómo debían comportarse con ellos, según la investigación.

Detenido el dueño de una de las discotecas más famosas de Madrid por explotar a 22 chicas jóvenes como "reclamo de clientela masculina" (leer noticia)