Cuando, en 2020, en la operación Falkusa, la Guardia Civil interceptó un velero con bandera croata que llevaba 1.000 kilos de coca a Canarias, solo estaba comenzando lo que con el tiempo convergería en la operación Adriática, una de las más complejas y amplias investigaciones contra el narcotráfico internacional, que se da ahora por concluida con el último golpe: la detención, este miércoles y en Málaga, de cuatro narcos que regentaban inmuebles y embarcaciones a disposición de la red.

Cae el supercártel balcánico que traía la mitad de la coca que se vende en Europa (leer noticia)