No estamos acostumbrados a que Modric falle ocasiones tan claras como esta y por ello se quedó tirado unos segundos sobre el césped del Santiago Bernabéu. Quizás, es la primera vez que no anota un gol tan claro como este. Nadie se lo podía creer