José Mourinho quiere que su 'crack' en el Fenerbahçe esté a la altura de su figura, por lo menos, en cuanto a carisma. El técnico luso ya es un ídolo en Estambul y quiere reforzar al equipo para aspirar a todo. Por ello, se ha interesado en un extremo de 27 años un tanto peculiar. Habilidoso, con unas trenzas llamativas y vestido de Gucci, Allan Saint-Maximin tomó la decisión de abandonar el fútbol europeo el pasado verano rumbo al exotismo saudí.

Mourinho quiere al 'crack' que viste de Gucci y revolucionó la Premier (leer noticia)