Hace unas semanas, el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, rechazaba dar detalles sobre si iba a facilitar la segunda visita de Javier Milei a España, a pesar del choque diplomático que lanzó Madrid en respuesta a los insultos del presidente argentino a Pedro Sánchez. ¿Iba a permitirle aterrizar su avión presidencial en la base aérea de Torrejón? ¿Le facilitaría los trámites necesarios de seguridad y protocolo? El jefe de la diplomacia dijo que no podía hablar de una visita que no sabía qué carácter iba a tener, si oficial o privada.

El Gobierno asegura que la visita de Milei con encuentro con Ayuso es "privada y sin agenda oficial" (leer noticia)