Esta vez no han caido únicamente repicadores de mensajes yihadistas en las redes sociales. Los nueve detenidos el pasado martes en Salt (Girona), Algeciras (Cádiz) y Antas (Almería) integraban un escalón último, los consumidores de lo que en la lucha antiterrorista internacional se clasifica como TOWs, Terrorist Operational Websites. La Guardia Civil y el FBI norteamericano, en la operación Almuasasa, han desmantelado uno de los mayores entramados informáticos y mediáticos asociados al Estado Islámico (o Daesh), una red que tenía clandestinos tentáculos en España, activos especialmente en Catalunya y, además de Andalucía, las islas Canarias.

Golpe a la red de Estado Islámico que captó a los nueve yihadistas detenidos esta semana (leer noticia)