El Barça vuelve a remar a contracorriente, pero no llegó a la orilla. Tal y como ya sucedió ante el Celta de Vigo, los blaugrana iniciaron el encuentro por detrás en el marcador. Muriqi abrió la lata en los primeros compases del encuentro, tras un error impropio de Ter Stegen en la salida de balón.

El 1x1 del Barça ante el Mallorca (leer noticia)