Descubiertas las claves del éxito de las plantas invasoras en Europa

Descubiertas las claves del éxito de las plantas invasoras en Europa
| sport

Ailanto, plumero de la Pampa, robinia, jacinto de agua, mimosa, uña de gato, cañizo, pitera… El catálogo español de plantas exóticas invasoras incluye 68 representantes, aunque la lista negra completa suma más de un centenar. El éxito de la implantación en Europa de las plantas invasoras procedentes de otros continentes se debe en gran medida a que se libran de las especies vegetales con las que compiten, de los patógenos que las dañan y de los herbívoros que se las comen en sus países de origen, según un estudio internacional con participación española.

Las plantas exóticas son aquellas que crecen lejos de su hábitat natural, tras haber sido introducidas en estos nuevos territorios gracias a la acción humana. Las que son capaces de establecerse en estos nuevos ambientes y mantener poblaciones capaces de reproducirse son las especies naturalizadas, y algunas de ellas se vuelven invasoras y pueden producir graves impactos ecológicos y socioeconómicos.

Las especies exóticas invasoras representan una gran amenaza para la biodiversidad y los ecosistemas. Comprender el porqué del éxito de las plantas exóticas en Europa puede informar sobre posibles futuras invasiones.

Pero la identificación de las razones del éxito de estas invasiones ha sido un desafío, en parte porque las especies pueden lograrlo de diferentes maneras, cada una de las cuales corresponde a diferentes aspectos demográficos y de distribución.

Los autores del estudio combinaron datos de más de un millón de parcelas de vegetación de todo el continente y sus hábitats, con bases de datos sobre distribuciones de especies, rasgos y orígenes históricos y lograron proporcionar una evaluación integral de las dimensiones de invasión de la flora de plantas de semillas exóticas europeas.

«Invasores pobres» y «superinvasores»

Empleando una perspectiva multidimensional de la invasión de la flora exótica de Europa, los investigadores han hallado desde “invasores pobres” hasta “superinvasores”.

Queda por determinar el punto en el que deben situarse algunas especies se han introducido recientemente y que aún se están extendiendo. Y también otras que representan “formas atípicas de invasión”.

“La fecha de introducción y el origen geográfico determinan en gran medida la abundancia, extensión geográfica y amplitud ecológica de las plantas invasoras; y sus características biológicas, ligadas a un crecimiento rápido, juegan un importante papel en ese éxito”, han concluido los investigadores.

Esas tres dimensiones biológicas (abundancia local, extensión geográfica y amplitud ecológica) son fundamentales para entender el éxito de esas especies invasoras y para “predecir, anticipar y gestionar futuras invasiones”, según los resultados del estudio, titulado “Dimensiones de la invasividad: vínculos entre la abundancia local, el tamaño del rango geográfico y la amplitud del hábitat en las flores exóticas y nativas de Europa” y publicado en la revista “Proceedings of the National Academy of Sciences of USA”.

La doctora Idoia Biurrun, profesora del Departamento de Biología Vegetal y Ecología, de la Facultad de Ciencia y Tecnología de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), coautora del estudio, destaca que no todas las plantas tienen la misma “invasividad”, concepto que expresa el éxito o la efectividad a la hora de invadir nuevos hábitats

Ejemplos bien conocidos de éxito invasor son en la zona cantábrica el plumero o carrizo de la Pampa (Cortaderia selloana) o el bambú japonés (Reynoutria japonica). Todos los intentos para erradicarlos han resultado hasta ahora infructuosos.

El equipo internacional de científicos que elaboró el estudio, encabezado por el profesor de la Universidad de Konstanz Mark van Kleunen, experto en invasiones biológicas mundialmente reconocido, ha investigado los diferentes tipos de “invasividad”, así como los potenciales factores que la determinan en las especies introducidas en Europa.

La introducción temprana en Europa, clave del éxito

Una conclusión: la introducción temprana en Europa y la capacidad de crecer rápido son características comunes de muchos “superinvasores”.

El estudio demostró que las asociaciones entre las tres dimensiones (abundancia local, extensión geográfica, amplitud ecológica) de las especies exóticas que son invasoras en Europa siguen el mismo patrón que la flora nativa europea: las plantas que tienen éxito en una de las dimensiones también tienden a tenerlo en las otras.

Pero, a pesar de las similitudes entre plantas nativas y exóticas en sus patrones de asociación, existe una “diferencia decisiva” entre ambos grupos: al contrario que las plantas nativas, las invasoras no evolucionaron en los hábitats invadidos en los que se han introducido recientemente.

Por ello, los autores del estudio se propusieron como segundo objetivo identificar los condicionantes o factores clave para el éxito de la invasión en cada una de las tres dimensiones, independientemente de que las tres puedan estar relacionadas.

Descubrieron que las plantas que tienen valores altos en las tres dimensiones tienden a proceder de otros continentes, como Asia o América, mientras que las plantas que se han introducido desde otras partes de Europa no suelen tener gran éxito como especies invasoras.

Además, los “superinvasores” extraeuropeos tienen a menudo propiedades biológicas que les ayudan a crecer rápido, a cambio de mecanismos de defensa menos desarrollados. Estos resultados apoyan la hipótesis conocida por los expertos como “enemy release hypothesis”, que se podría traducir como “hipótesis del escape de los enemigos”.

«Crecer fuera de control»

La idea es que las especies invasoras, cuando invaden nuevos territorios, dejan atrás muchos de sus patógenos, herbívoros y competidores, con los que evolucionaron en sus hábitats nativos. Ello les permite “crecer fuera de control”. Este efecto puede ser aún más pronunciado cuando en el proceso de invasión se han cruzado fronteras continentales, tales como océanos o grandes cordilleras.

Los científicos también encontraron excepciones a la regla antes mencionada por el que las plantas con éxito en una dimensión de la invasión también lo tienen en las otras dimensiones, e identificaron algunas causas posibles para estas excepciones.

Por ejemplo, cuanto más reciente es la fecha de introducción, más probable es que la planta invasora no cumpla esta regla. Ello se debe a que estas plantas son nuevas en el territorio, y todavía no han desarrollado su potencial.

“Esta circunstancia implica que nos debemos de preocupar por las plantas invasoras que tienen éxito en una única dimensión pero son de introducción reciente, pues es bastante probable que se expandan también en las otras dimensiones”, concluyen los investigadores.

Los autores del estudio confían en que sus hallazgos, aparte de ser una herramienta eficaz para explicar los actuales patrones de naturalización y mejorar el entendimiento sobre la dinámica de la distribución de las especies, también ayuden a “anticipar futuras invasiones y desarrollar estrategias de gestión individualizadas para un mejor control de las plantas invasoras”.

Estudio de referencia (en inglés): https://www.pnas.org/content/118/22/e2021173118

Catálogo español de especies exóticas invasoras: https://www.miteco.gob.es/es/biodiversidad/temas/conservacion-de-especies/especies-exoticas-invasoras/ce-eei-catalogo.aspx

Te puede interesar: ¿Cuáles son las 100 especies invasoras más dañinas del mundo y de España?

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil