Roque Mesa fue expulsado por decirle al cuarto árbitro: "¡La puta madre, qué malos sois!"

Se expone a una sanción mínima de dos partidos por menosprecio al colegiado

Pero podrían ser cuatro si el Comité de Competición estima que hay insulto o actitud injuriosa podría suponer un mínimo de cuatro encuentros

Roque Mesa se enfrenta a una posible sanción de dos partidos
Roque Mesa se enfrenta a una posible sanción de dos partidos | EFE

El intenso Valladolid - Elche de ayer puede tener importantes consecuencias para el jugador del equipo pucelano, Roque Mesa. El sevillano fue expulsado en los instantes finales del encuentro, estando ya en la grada tras haber sido sustituido. Según el acta arbitral de Jaime Latre, esta decisión se debió a su reacción con el cuarto colegiado, tal y como refleja el acta arbitral.

Según la misma, Roque Mesa fue expulsado por el siguiente motivo: "Encontrándose en el área técnica después de haber sido sustituido y tras la consecución de un gol por parte de su equipo, dirigirse al cuarto árbitro en los siguientes términos: a puta madre, qué malos sois".

Veremos ahora qué decisión adopta el Comité de Competición en su próxima reunión. Lo cierto es que el jugador se expone a un mínimo de dos encuentros, y siempre en el mejor de los escenarios que pasan por considerar su reacción como actitud de menosprecio hacia el cuarto árbitro.

En este caso sería una sanción leve recogida en el artículo 117 donde dice textualmente que "Dirigirse a los árbitros, directivos o autoridades deportivas en términos o con actitudes de menosprecio o de desconsideración siempre que la acción no constituya falta más grave, se sancionará con suspensión de dos a tres partidos o por tiempo de hasta un mes".

El peor de los supuestos implica que esta reacción fuera considerada como ofensa verbal o insulto, en cuyo caso nos situamos en el artículo 94 del Código Disciplinario que parte de un mínimo de cuatro partidos: "Insultar, ofender o dirigirse en términos o actitudes injuriosas al árbitro principal, asistentes, cuarto árbitro, directivos o autoridades deportivas, salvo que constituya falta más grave, se sancionará con suspensión de cuatro a doce partidos". 

En función de la sanción, el jugador la cumplirá tanto en Liga como en Copa o sólo en el campeonato liguero. Si fuera menosprecio, al ser leve, se cumple en la misma competición liguera. En caso de ser insulto, abarca todos los próximos partidos del Valladolid

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil