El Valencia equilibra la pizarra de Pellegrini

Dos goles de estrategia no fueron suficientes para que el Betis noqueara al Valencia (2-2)

Los béticos no aprovecharon el pinchazo de la Real Sociedad para quedarse la quinta plaza

Adrià Corominas

El Betis dejó escapar dos puntos de su estadio y desaprovechó el pinchazo de la Real Sociedad para consolidarse en la quinta posición de la tabla. Los andaluces, que tuvieron más ocasiones y que se avanzaron con dos goles de estrategia, no supieron mantener la ventaja y dieron alas a un Valencia que se va con un punto del Benito Villamarín, pero también con bajas sensibles para encarar el tramo decisivo del curso.

FICHA TÉCNICA

LaLiga Santander

BET

2-2

VAL

BET

Bravo; Emerson, Mandi, Ruiz, Moreno (Miranda, 71'); Rodríguez, Canales; Joaquín (Laínez 64'), Fekir (Carvalho, 71'), Tello (Ruibal, 82'); Juanmi (Borja Iglesias, 64')

VAL

Jaume Doménech; Gayà, Diakhaby, Hugo Guillamón, Correia (Musah, 8'); Cheryshev (Álex Blanco, 67'), Racic (Oliva, 80'), Carlos Soler (Piccini, 67'), Wass; Gameiro (Cutrone, 67'), Gonçalo Guedes

Goles

1-0 M.12 Fekir; 1-1 M. 21 Guedes; 2-1 M.42 Canales; 2-2 M. 61 Carlos Soler (P);

Árbitro

Alberola Rojas (castellano manchego)

Incidencias

T.A.: Miranda (74'), Láinez (80'), Víctor Ruíz (84'), Wass (91')

Y el empate no fue porque Pellegrini no estudiara a su rival. El técnico chileno demostró otra vez más como de bien trabaja los partidos. Conocedor de las intenciones del Valencia, que fuera de casa esta temporada pierde muchos enteros y se encuentra cómodo replegándose atrás y cediendo la iniciativa al rival, apostó por las novedades de Joaquín por la derecha y de Tello por la izquierda para dar amplitud al campo y generar espacios por fuera, además de desactivar las incorporaciones ofensivas de Gayà, desaparecido en ataque durante todo el primer tiempo. Y después, apostando también por el poder de la pizarra, que casi le da la victoria con dos jugadas de estrategia asistidas por Joaquín y culminadas magníficamente bien por Fekir y Canales. Y es que cuando los partidos están encallados, cuando cuesta encontrar espacios, cuando cuesta generar peligro, la pizarra coge más importancia que nunca. Pero no fue suficiente.

El Betis, consciente de que una victoria le permitiría dormir en el quinto puesto después del pinchazo de la Real Sociedad contra el Sevilla, salió enchufado, presionando arriba y acorralando un Valencia que antes de los 5 minutos recibía su primera mala noticia en forma de lesión. Correia, después de apoyar mal su rodilla en una acción defensiva, tenía que retirarse entre lágrimas del rectángulo de juego. Un contratiempo que obligó a Gracia a redibujar a su equipo, dando entrada a Musah y retrasando al lateral derecho a Daniel Wass, pero manteniendo el mismo plan.

El segundo golpe ya fue en forma de gol, después de un córner ensayado con pase y devolución con Canales, que el Joaquín puso milimétricamente a Fekir, que la enganchó con el interior de su zurda única para sorprender con una volea mordida a un Jaume que poco pudo hacer.

Los verdiblancos plasmaban sobre el verde la dinámica que estaban firmando este 2021, donde han ganado en estructura defensiva, en solidez y en confianza. Y mucha culpa de ello gracias al gran estado de forma de Canales, que culminó a la perfección con un potente disparo desde fuera del área otra jugada de estrategia que servía para dejar en nada el gol del empate de Gonçalo Guedes, el valencianista más destacado del partido.

Con el 2-1 se llegó al descanso, que no sirvió para que cambiaran demasiado las cosas en la segunda parte. El Betis siguió intentándolo con más insistencia del Betis y solo de las botas de Guedes parecía que podía salir algo bueno para los ché. Y así fue. Cuando más dormido parecía el partido, una jugada aislada conducida por el portugués acabó impactando en las manos de Moreno dentro del área de Bravo y provocando un penalti que transformó Carlos Soler para equilibrar de nuevo el encuentro y firmar el 2-2 definitivo.

Un gol agridulce para el valenciano, que minutos después se tenía que retirar del partido por problemas físicos, igual que Racic, pero que noqueó al cuadro verdiblanco y dio alas a los valencianistas, que se hicieron con el control del medio campo. Musah y Cutrone, al que anularon un gol por fuera de juego de Gayá, tuvieron la victoria en sus pies, con respuesta de Ruibal, que entró en los últimos minutos para revolucionar el ataque andaluz y hacer lucir a Jaume con dos paradones que confirmaron el empate final.

Al final, reparto de puntos que sirve a los verdiblancos para seguir soñando en Europa y para seguir sumando a un Valencia que perdió tres efectivos más por lesión para el tramo decisivo de la competición. 

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil