Sport.es Menú

Nadal se lleva una épica final y suma ya 19 'grandes'

El español derrotó en cinco competidos sets al joven ruso Daniil Medvedev (7-5, 6-3, 5-7, 4-6 y 6-4)

Con este triunfo en el US Open se queda a un título de Grand Slam del récord de Roger Federer

Nadal superó a Medvedev en la final
Nadal superó a Medvedev en la final | AFP.

Rafa Nadal vuelve a reinar en Nueva York. El manacorí lo consiguió tras vencer en una épica final de más de cuatro horas y media al ruso Daniil Medvedev (7-5, 6-3, 5-7, 4-6 y 6-3). Levanta así su cuarto título en el US Open cerrando así una más que notable temporada en los Grand Slams. Este nuevo triunfo del español supone la consecución del 19º ‘grande’ de su carrera y se queda a uno del récord de Roger Federer. Está más cerca que nunca del suizo y, además, aleja al serbio Novak Djokovic a tres en esta particular batalla.

Los dos primeros juegos de saque del balear fueron toda una declaración de intenciones del ruso. Tuvo oportunidad de rotura en ambos y aprovechó la segunda para colocar la primera ventaja en la final. No es casualidad que Medvedev sea el tenista que acumula más triunfos en lo que llevamos de temporada. Tiene un tenis muy pragmático y logró sorprender de inicio al español. Entró más metido en la final, pero el número dos reaccionó de manera casi inmediata. Rotura y vuelta a empezar. Jugar contra Nadal requiere, en muchas ocasiones, más cabeza que físico. Esa sensación constante de lucha en cada punto mella, con el paso de los minutos, tus ideas y, en definitiva, todo tu plan de choque.

Cada vez más cómodo sobre el cemento de una Arthur Ashe llena hasta la bandera, el de Manacor comenzó a imponer un ritmo alto de partido. Más intercambios y de mayor intensidad para provocar los errores no forzados del moscovita. Medvedev pensaba todo lo contrario y se adaptó al saque y volea. La fórmula más “asequible” para incomodarle es ese primer ‘punch’ de 1-2 golpes que suelen utilizar Federer o el propio Djokovic cuando se enfrentan a él. Y le funcionó hasta pasada la hora de partido. En el duodécimo juego, con un par de derechas ganadoras y un error en la volea de Daniil, el español rompió al resto adjudicándose el primer parcial, no sin sufrimiento. Fue, de largo, su partido más complicado en esta edición del torneo neoyorquino.

Con el primer set en el bolsillo, Rafa mejoró con su primer servicio (acabó el duelo con un 75% de puntos ganados con ese saque). Su joven contrincante por el título empezó a ceder el pulso. El balear siguió aprovechando de lo lindo todos los fallos por desgaste acumulado de Medvedev y en el sexto juego rompió la final. Consolidó en el séptimo y se apuntó la manga con otro error no forzado del ruso tras un revés profundo suyo.

LA REACCIÓN DE MEDVEDEV

Visiblemente fatigado por el tremendo esfuerzo que realizó para llegar a esta final derrotando a rivales como Stan Wawrinka Grigor Dimitrov, el ruso aprovechó la interrupción entre sets para encontrar, de reojo, una solución en su 'box', y la encontró. Ser fiel a su estilo hasta las últimas consecuencias. Con 6-5 a favor se atrevió a dar un paso adelante ante el que posiblemente sea el jugador más exigente del circuito. Y su apuesta le salió a las mil maravillas. Se adjudicó el tercer set y abrió las dudas de Rafa

Dudas que se hicieron todavía mayores cuando, con el apoyo de las gradas, consiguió volver a golpear al balear donde más duele. No suele ser habitual que a Nadal se le escape un 2-0 favorable en un Major, pero el ruso fue capaz de lograrlo para el asombro de los aficionados estadounidenses que no dejaron de animar a ambos gladiadores. Se llevó el cuarto con un ganador de revés y envió la final al quinto y definitivo set. En el quinto, el español volvió a aparecer como bestia que es. En el segundo juego, Nadal salvó tres oportunidades de rotura fundamentales para, posteriormente, 'romper' dos veces de forma consecutiva a Medvedev y liquidar la final a su favor. Ni los dos 'time violation' que le señaló el juez de silla en el tramo final pudieron desencaminarlo de su objetivo. En su tercera bola de partido apagó el partido.

Una vez más, el manacorí se mostró intratable en otro de los momentos clave de la temporada. Nueva York se rindió no solo a su lucha y dedicación, sino también a su perseverancia. Cuarta corona en este último Major del año. Se acerca y mucho a ‘Nole’ en el ranking ATP y ya no defiende puntos esta temporada. Difícilmente el tenis masculino encontrará un animal competitivo con tanta hambre como Nadal en los próximos tiempos. Ya van 19 ‘grandes’ y sumando.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil