Roglic despide la montaña y Thomas abraza el Tour

El esloveno del Lotto Jumbo firmó una etapa memorable y ganó en Laruns

En el Sky acarician su quinto título consecutivo, pero esta vez no será con Chris Froome

Primoz Roglic celebrando en Laruns
Primoz Roglic celebrando en Laruns | sport

El ciclista del Lotto Jumbo Primoz Roglic se impuso con categoría en la 19ª etapa (última de montaña) del Tour de Francia en su edición 105 y se hizo con un puesto en el podio provisional de la general. Segundo cruzó el galés Geraint Thomas (Team Sky), que se afianza en el maillot amarillo y está a una crono de su coronación en la ronda gala.

Sebastián Vargas Rozo

Roglic aprovechó la cota de Aubisque, a 20 kilómetros de la meta, para descender a toda marcha y cazar al hasta entonces líder Rafal Majka (Bohra Hansgrohe). Ni la neblina pudo detener al esloveno, que le sacó 17 segundos al siguiente en pasar la meta. Fue esa la cereza de un pastel que preparó con notoria superioridad y que dejó ver a un Froome casi sin fuerzas perdiendo el tercer puesto en la general. 

Pero el esloveno no trabajó solo. El primero en sacar la cara del Lotto Jumbo fue Robert Gesink comandando al pelotón en la montaña de Bordères. Sus pedalazos recortaron notoriamente la distancia con respecto a los escapados, ayudando a los hombres de su escuadra (Kruijswik y Roglic) y a los del Sky (Thomas y Froome).

Gesink, que acaba de renovar contrato con el equipo holandés, entregó la punta adel pelotón a 43 kilómetros de meta, dejándole el espacio a sus líderes para que hicieran el trabajo. Pero se metió otro 'intruso' a la pelea: Tom Dumoulin.

El ciclista del Sunweb quiso poner a prueba a los del equipo británico, pero rápidamente fue desactivado el intento. Su condición de segundo en la general es la mayor amenaza de Thomas para la crono individual que cerrará las emociones de la Grande Boucle, pero no logró sacar ventajas hoy a lo largo de los 200 kilómetros.

Fue, además, una durísima etapa que mostró la cara flaca de grandes nombres como Nairo Quintana (rezagado a casi cinco minutos de la punta) y Peter Sagan (en la cola de carrera durante todo el recorrido).

El trayecto coronó, también, a Mikel Landa con el premio de la combatividad. El alavés del Movistar estaba convencido que un ataque tempranero era la única bala posible para escalar puestos en la general, aunque no logró sacar diferencias. Su esfuerzo le valió el lauro.

Mañana la cita será en una crono de 31 kilómetros. Ya avisó Egan Bernal, gregario del Sky: "Dumoulin es campeón en la disciplina. Aún no hemos ganado nada". Con todos los maillots casi asignados (Alaphilippe en la montaña, Latour con la blanca de los jóvenes, Sagan con el verde de la Regularidad), falta que la gloria decida a quién teñirá de amarillo al final de la ronda gala.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil