Los protagonistas del Tour

La derrota sufrida en la penúltima etapa podría marcar la historia de Roglic en los Tours

Landa y Mas han conseguido unas meritorias cuarta y quinta plaza de la general

Roglic y Pogacar en su llegada a París
Roglic y Pogacar, en su llegada a París | AFP

1. Primoz Roglic. Una derrota que puede marcarlo

El líder del Jumbo ganó una etapa y mantuvo el jersey amarillo desde los Pirineos hasta la penúltima jornada. No es un ciclista que sepa lanzar un ataque desde lejos y ello puede marcarlo a la hora de ser un aspirante a la victoria en futuros Tours. De hecho, por la similitud con la derrota de Fignon ante Lemond en 1989, al ciclista parisino le costó asimilar perder el amarillo el último día. Nunca volvió a ser el mismo de antes.

2. Mikel Landa. No hay manera de subir al podio

El ciclista alavés terminó el Tour en cuarta posición por segunda vez en su vida. Anduvo marcado por los 1.21 minutos que perdió por culpa del viento en la séptima etapa, aunque tanto Pogacar como Richie Porte, tercero, también cedieron el mismo tiempo en idéntica jornada. Fue una lástima que se encontrase sin fuerzas, tras buscar el ataque con la ayuda de su equipo, en la decisiva subida al Col de la Loze.

3. Enric Mas. Quinto a pesar de las dudas iniciales

Llegó a París vestido con el jersey blanco porque Pogacar solo podía llevar el amarillo. Es la gran esperanza española para aspirar en un futuro a algo más que la quinta plaza de la general que ayer consiguió en los Campos Elíseos. Sobre sus espaldas debe moverse el equipo Movistar, el conjunto heredero de grandes campeones españoles como antes Induráin y Delgado y ahora Valverde, 12º de la general.

4. Superman López. Debe aprender a ir en contrarreloj

Sencillamente horrible la contrarreloj que realizó el sábado en la Planche des Belles Filles, a pesar de que la cuesta final jugaba a su favor. Tiró por la borda la hazaña de ganar la etapa reina de los Alpes y, por supuesto, su plaza en el podio de París. Debe aprender a ir en contrarreloj, saberse motivar en este tipo de etapas, porque un corredor que aspira al menos al podio no puede ser el 45º luchando contra el crono.

5. Tom Dumoulin. No puede venir al Tour como gregario

Un ciclista de su superclase no puede venir al Tour de gregario. Es un pecado mortal porque tiene una victoria en los Campos Elíseos en sus piernas, al menos para pelearla por muy buenos que sean los ciclistas más jóvenes que él que lo aprietan por detrás. Ayudando a Roglic, como su último gregario en la montaña, llegó a París en la séptima plaza de la general. Si vuelve junto a Roglic en el Jumbo debe ser con libertad.

6. Egan Bernal. La gran decepción para Colombia

Lucía el número uno en la espalda y llegó al Tour con la etiqueta de ser el gran favorito y el principal adversario de Roglic y los Jumbo. Nunca anduvo cómodo y con problemas de espalda y de rodilla acabó abandonando provocando una gran decepción en Colombia, donde ya lo veían como un coleccionista de Tours. El Ineos, además, no fue el super equipo de antaño, y solo despertó gracias a un Carapaz antes muy escondido.

7. Peter Sagan. Muy lejos de su mejor forma

El tricampeón del mundo lleva una temporada nefasta. No ha ganado ni un esprint en el Tour y nunca fue rival de Sam Bennett en la pelea por el jersey verde, que el corredor eslovaco quería conseguir por octava vez. El confinamiento no le ha sentado nada bien, aunque ahora se verá si el rodaje en el Tour le ha servido para convertirse en breve en una de las estrellas del Giro, su siguiente reto.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil