Sport.es Menú

Rafa Nadal se corona pentacampeón de Canadá

El tenista manacorí barrió a Medvedev por 6-3 y 6-0

De este modo, el balear ganó el título 83 de su carrera

Nadal gana por quinta vez el Masters 1.000 de Canadá
Nadal gana por quinta vez el Masters 1.000 de Canadá | EFE

Hace tiempo que va siendo hora de cambiar la cantinela. Aquella según la cuál Rafa Nadal es un tenista que solo domina y triunfa en tierra batida. En Montreal, el manacorí arrasó para conquistar su quinto Masters 1.000 de Canadá, el segundo de forma consecutiva.

SPORT.es

Del primero hace ya 14 años, cuando su oponente en la final de ayer apenas sumaba nueve. Nadiil Medvedev, número nueve del mundo y uno de las raquetas más prometedoras del panorama internacional, acabó como un niño desubicado ante un Nadal arrollador, que se impuso por 6-3 y 6-0. 

El joven ruso había alertado en la previa que no se dejaría intimidar por una leyenda viva del tenis como Nadal y de inicio no falló a su promesa. Llegó a gozar de una bola de ‘break’ en el primer juego y arrolló en el segundo. Pero eso fue todo, poco menos que un espejismo. Rafa ya había estudiado suficiente a su adversario y puso el modo apisonadora en marcha.

La receta: intercambio constante de golpes alternando ambas esquinas y subidas letales a la red. Así fue cómo el manacorí rompió el servicio de su oponente en el cuarto juego. Medvedev concedió el punto con una doble falta, preámbulo del derrumbe que estaba por venir. 

Entró en juego el factor psicológico y la inexperiencia del ruso. Nadal subió al marcador el 4-1. Medvedev amagó con la recuperación defendiendo su servicio en blanco pero nada, su precipitación hizo más que incrementarse. Quería finalizar los juegos antes de que maduraran y erraba, ante un Rafa impoluto. A la primera que tuvo, el balear puso el lazo al set con un 6-3 mucho más contundente de lo que reflejaba el marcador. 

Medvedev ya no se levantaría. Su precipitación degeneró en desesperación. La pista parecía encogerse y la red se agigantaba, al igual que un Nadal absolutamente colosal. El manacorí no levantó el pie del acelerador, con un tenis solvente en el que también cupieron remates estelares marca de la casa como su antológico ‘passing’. El resultado fue un 6-0 incontestable con el que Rafa cerró la final y sumó un nuevo hito a su leyenda. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil