Nadal: "Sin jugar al tenis también he sido feliz"

Por primera vez en su carrera ha abierto la temporada con título. Sonríe y juega con el hijo menor de Karim Alami, director del torneo de Doha, que le idolatra. Le persigue por toda la sala de prensa del Khalifa International Tennis Complex y Rafa Nadal, que es muy 'niñero', responde a sus provocaciones. Le hace cosquillas hasta que le levanta y le da dos besos. Ha llegado el momento de sentarse unos minutos y charlar con SPORT. Del pasado, del presente y del futuro.

Empecemos por atrás, por esos meses en los que las cosas no iban bien. ¿A qué se aferró para seguir luchando?

Dentro de lo que cabe soy una persona positiva y siempre pienso que las cosas cambiarán a mejor, aunque haya momentos de dificultad, en los que tienes dudas y no veas una salida, en esos momentos, por suerte, tengo una familia, un equipo y unos seguidores que me envían mensajes con asiduidad, y me han transmitido su apoyo. Tanto personas cercanas como no. Ellos me ayudaron a superar esos momentos complicados, en los que ibas al gimnasio y no veías ningún resultado o un porqué para seguir yendo al gimnasio sin saber cuándo o si podrías volver. Y los más cercanos, además, creando un ambiente favorable.

¿Cómo se ve en estos primeros compases de una nueva temporada?

Muy feliz por todo lo que pasó el año pasado y muy contento por haber empezado con victoria en Doha. Al final, las victorias y los títulos, y más aún cuando estás en una edad avanzada en tu carrera, significan mucho porque no sabes cuándo esto se acabará por lo que intentas disfrutar al máximo de cada victoria. En realidad sólo espero estar preparado para poder jugar una temporada completa, algo que no he podido hacer los dos últimos años. El año pasado tuve que empezar más tarde y en 2012 tuve que parar seis meses así que en 2014 desearía poder jugar la temporada entera y sin demasiados problemas físicos.

¿Le preocupa que los años pasen demasiado rápido?

¿Preocuparme? ¡Como a todos! (y ríe) A todos nos gusta ser jóvenes y poder vivir cosas que sabes que con el paso de los años no volverán. A nivel profesional, siempre he sido bastante consciente de que esto tiene un comienzo y un final. Siendo prudente como soy y sabiendo que nunca puedes decir 'esto a mí no me pasará', tengo cosas fuera del tenis. Siempre he tenido una vida fuera del tenis que me ha aportado felicidad y sin jugar al tenis también he sido feliz. Por eso quiero pensar que sin jugar al tenis, que algún pasará aunque no sé cuándo, seguiré siendo feliz y teniendo ambiciones de hacer cosas en el futuro.

¿Alguna vez se ha planteado a qué edad dejará de competir?

Eso no puede saberse. Cuando llega el momento te das cuenta. Bien porque no tienes ganas de seguir, o porque no estás disfrutando con lo que haces o porque los problemas físicos te están impidiendo disfrutar… Y cuando llegue ese momento, habrá que hacer un pensamiento y pasar a alguna otra cosa. A mí la ilusión de llegar a los Juegos de Río en 2016 me mantiene.

Perderse los Juegos de Londres le hizo daño…

Bastante… Por eso tengo el objetivo de llegar a Río 2016 siendo competitivo. Sería una gran noticia porque entonces tendré 30 años y eso diría que todavía aguanto. Ojalá pueda llegar bien.

¿El hecho de que se jueguen en tierra batida aumenta esa ilusión y esa motivación por participar?

Lo que me ilusiona es volver a vivir la experiencia olímpica. No sé cuán competitivo llegaré pero si soy competitivo, la historia dice que jugar en tierra me es más favorable.

Hablemos de la sorprendente decisión de la ITF de proclamar campeón del mundo 2013 a Novak Djokovic…

Bueno… No puedo engañar. Evidentemente sorprende. Hay un ranking que marca quién ha sido el mejor del año aunque creo que los dos hicimos un año fantástico. He sido muy crítico con la ITF, aunque creo que tengo la razón y que muchas veces se lo merecen, y quiero pensar que son lo suficientemente profesionales como para que esas críticas no hayan pesado en su decisión. En la que creo que ni tan siquiera hay un comité. No quiero pensar mal de nadie. Y menos aún sin saberlo a ciencia cierta. Si su respuesta a mis críticas es ésta, pues bienvenida sea. Lo que hice el año pasado no lo cambia un premio que me dé o no la ITF.

¿Cuál cree usted que fue la clave de su éxito en 2013?

La ilusión, la motivación por volverme a demostrar que lo que había conseguido en el pasado podía volverse a conseguir, el espíritu de superación. Y el éxito también es que jugué a un nivel muy alto.

Aunque usted tenía dudas al respecto...

Siempre las tengo, sobre mi tenis, sobre mi rodilla... lo contrario sería un signo de arrogancia. En esta vida, uno no puede estar seguro de muchas cosas.

Como no lo estamos con respecto a la situación que atraviesa el país. Es preocupante…

Desde hace unos años la situación en España es preocupante pero también es preocupante que siempre hablemos de lo mal que estamos. Son ya demasiados años hablando de lo mal que estamos.A mí no me gusta incidir demasiado en lo mal que estamos sino agradecer a todos los que se esfuerzan cada día para que el país esté mejor. Sé que hay mucha gente que lo pasa mal pero también tengo la sensación de que, aunque no será fácil, estamos empezando a salir de ese pozo. Ojalá este año o el próximo podamos ver una remontada, ésa es la esperanza, de lo que debemos hablar. Al final las noticias positivas son las que dan ánimos, crean ilusión y nos permiten salir adelante. Es hora de que nos animemos unos a otros para poder tirar para adelante y se creen puestos de trabajo que es realmente lo más preocupante.

Hablemos de la Copa Davis, ¿todo dependerá de cómo le vaya por Australia?

No. Ya veremos… depende de más cosas. También juego Buenos Aires y Río y es un poco justo. Encima, con cambios de superficies algo agresivos…

Muchos pensaban que el hecho que estuviera Carlos (Moyà) en la silla le haría decidirse a jugar…

Debemos ser realistas y honestos. Si jugar o no la Copa Davis dependiera de la persona que está en la silla sería poco honesto con el equipo y con el país porque a fin de cuentas no le estoy representando a él sino a mis compañeros y a mi país, igual que lo hago cada semana en cualquier rincón del mundo. He hecho esfuerzos por jugar la Copa Davis, lo hice el año pasado por jugar en Madrid, pero no hay que engañarse: no puedo estar en todas partes. Tengo que estar donde crea que puede ayudar a que mi carrera sea lo más larga y positiva posible. Si puedo estar, estaré; si no, no estaré. Ojalá pueda estar más, ojalá las sensaciones de la rodilla se consoliden más positivamente…

Estos días en Doha, ¿su rodilla ha ido bien?

Sí… hay días mejores y días peores. Está yendo a mejor y eso es positivo. Y si al final uno tiene más confianza, se siente con más fuerza para hacer alguna locura de más, como un cambio de superficie drástico. Espero poder seguir ayudando a España a ganar más Copas Davis. n

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil