Una expedición oceánica rescatará al meteorito hundido en el Pacífico desde 2014

Una expedición oceánica rescatará al meteorito hundido en el Pacífico desde 2014

Recreación artística de un asteroide.
| Epi_rc_es

Promovida por Avi Loeb, se propone confirmar que se trata de un cuerpo de procedencia interestelar

Aumentan las sospechas de que el meteorito que se estrelló en el Pacífico en 2014 tiene una procedencia interestelar, al igual que Oumuamua y Borisov, y de que es el único cuerpo celeste de este tipo que está en la Tierra. Se prepara una expedición oceánica para rescatarlo y comprobarlo.

En 2014, un meteorito de medio metro de diámetro se estrelló contra el océano Pacífico a 160 kilómetros de la costa de Papúa Nueva Guinea. El impacto generó una energía equivalente a la detonación de unas 110 toneladas de TNT, aproximadamente el 1% de la energía generada por la bomba atómica que cayó sobre Hiroshima.

Los datos recopilados en un primer momento indicaron que el meteorito podría ser un objeto interestelar de origen desconocido. Denominado CNEOS 2014-01-08, la idea de que este meteorito podría ser un objeto de procedencia interestelar fue propuesta por primera vez por el afamado profesor de Harvard, Avi Loeb.

Esta idea se basaba en la trayectoria del objeto y en su alta velocidad: de unos 60 kilómetros por segundo en relación a nuestra estrella, es un valor demasiado alto para ser explicado por su interacción con la gravedad del Sol.

Trayectoria interestelar

Aunque atractiva, esta idea no ha tenido la suficiente consistencia como para ser asumida por la comunidad científica, pero el pasado abril el jefe del Comando de Operaciones Espaciales de Estados Unidos, Joel Mozer, aseguró que las estimaciones sobre su velocidad son suficientemente consistentes como para asegurar que CNEOS 2014-01-08 había seguido una trayectoria interestelar.

Esta afirmación no es suficiente para afirmar con seguridad su origen interestelar, pero ha animado a Loeb y a su colega de la Universidad de Harvard, Amir Siraj, a proponer posibles formas de encontrar al meteorito del Pacífico, estudiarlo más de cerca y salir de dudas.

Consideran que, al haberse quemado durante su descenso a través de la atmósfera terrestre, el meteorito seguramente ha dejado fragmentos esparcidos por el fondo del Pacífico, pudiendo establecerse que todo podía encontrarse en una zona muy concreta de 10 kilómetros cuadrados.

Añaden que estos restos seguramente son magnéticos, por lo que un gran imán arrastrado por un barco puede atraer suficientes fragmentos y rescatarlos para un análisis detallado en el laboratorio.

Universe Today revela al respecto que Siraj y Loeb se han asociado con una empresa de tecnología oceánica para realizar esta labor, por lo que esta búsqueda, si finalmente resulta fructífera, podría establecer o rechazar categóricamente si el meteorito del Pacífico es un objeto interestelar.

No es tecnología alienígena

En un artículo publicado ahora en arXiv, ambos científicos no solo detallan lo que será la expedición oceánica, sino que también aclaran que, seguramente, el meteorito del Pacífico no es una creación tecnológica artificial, tal como ha especulado Loeb respecto a Oumuamua.

Oumuamua es el primer objeto que se ha confirmado procede de otro sistema solar. Observado por primera vez en 2017, no es nada normal: mide 400 metros de largo y su ancho es 10 veces menor. Rota constantemente y muestra una trayectoria caótica. Llegó a nuestro sistema solar después de vagar por la Vía Láctea durante cientos de millones de años, sin relación alguna con un sistema estelar.

En un artículo publicado en la revista Astrophysical Journal Letters, los astrónomos Shmuel Bialy y Abraham Loeb, afirmaron que "'Oumuamua puede ser una sonda totalmente operacional enviada de manera intencional a las proximidades de la Tierra por una civilización alienígena".

También señalaron que puede tratarse de los restos de un equipo tecnológico avanzado, en específico una vela solar, un dispositivo que se propulsa por la radiación solar o el plasma del viento solar, añadieron.

Tercer interestelar

Bialy y Loeb llegaron a esta conclusión por la alta velocidad y trayectoria inusuales de Oumuamua durante las tres noches que duró su avistamiento.

Si se confirma que CNEOS 2014-01-08 es realmente un objeto interestelar, sería el tercero conocido, después de Oumuamua y de Borisov, un cometa interestelar que tiene 14 veces el tamaño de nuestro planeta, descubierto en 2019.

CNEOS 2014-01-08 sería el primer objeto interestelar que existiría en la Tierra.

Referencia

An Ocean Expedition by the Galileo Project to Retrieve Fragments of the First Large Interstellar Meteor CNEOS 2014-01-08. Amir Siraj, Abraham Loeb, Tim Gallaudet. arXiv:2208.00092v2 [astro-ph.EP]