China construye una luna artificial para simular en la Tierra la gravedad lunar

Las condiciones de baja gravedad podrían mantenerse indefinidamente

Foto: la instalación que desarrollará la “luna artificial” de China se encuentra ubicada en la ciudad de Xuzhou, en la provincia de Jiangsu.
| Crédito: NASA.

Pablo Javier Piacente

Científicos chinos han creado una cámara de manipulación de la gravedad que simula entornos de baja gravedad como los que se encuentran en la Luna. Ayudará a la Agencia Espacial Nacional China (CNSA) a prepararse para futuras misiones al único satélite natural de la Tierra.

Investigadores e ingenieros de la Universidad de Minería y Tecnología de China han desarrollado una pequeña “luna artificial”: se trata de una cámara de vacío de 60 centímetros de diámetro en la cual la manipulación gravitacional hace posible reproducir ambientes de baja gravedad como los que caracterizan a la Luna. Los especialistas sostienen que estos entornos podrán mantenerse de forma indefinida, convirtiéndose en un excelente campo de experimentación para preparar futuras misiones a nuestro satélite. 

China parece decidida a crear su propio universo: no contenta con el “Sol artificial” que logrará brindar energía permanente y limpia imitando los procesos solares de fusión nuclear, ahora buscará crear su propia Luna. Pensando en los proyectos de la Agencia Espacial Nacional China (CNSA), que incluyen próximas misiones a nuestro satélite natural e incluso el establecimiento de colonias lunares junto a Rusia, los expertos chinos han creado una cámara de manipulación de la gravedad que simula las condiciones existentes en la Luna. 

Dominar ambientes de baja gravedad

La fuerza de la gravedad existe en la Luna, pero como el satélite es más pequeño que la Tierra, la atracción gravitacional que se experimenta también es más leve que la atracción terrestre. En la práctica, dominar los movimientos en un lugar donde la gravedad es mucho menor que en la Tierra no es fácil: por eso se requiere un avanzado entrenamiento.

En concreto, la gravedad de la Tierra es 6 veces mayor a la de la Luna, por lo tanto en su entorno es imprescindible aprender a manejarse en situaciones de baja gravedad para poder desarrollar con éxito cualquier tipo de tarea. Lógicamente, disponer de un instrumento que logre reproducir estas condiciones es un gran avance para poder capacitar y entrenar a los astronautas y al personal asignado a las misiones. 

Según un artículo publicado en Live Science, la cámara de vacío desarrollada por los científicos chinos hace “desaparecer” la gravedad por el tiempo que se desee, sin límite alguno. Es la primera instalación que logra reproducir este efecto de la gravedad lunar en la Tierra: la “mini-luna” ha sido ambientada con rocas y polvo, para imitar la superficie lunar y crear un ambiente más real.

Campos magnéticos opuestos a la gravedad

Al parecer, la tecnología está inspirada en un experimento anterior que utilizó imanes para hacer levitar a una rana, llevado a cabo por Andre Geim en 2000, un físico de la Universidad de Manchester, en el Reino Unido, que posteriormente resultó ganador del Premio Nobel de Física 2010 junto a su colega Konstantin Novoselov, por sus descubrimientos sobre el grafeno. Aunque el experimento con la rana no fue tomado demasiado en serio en su momento, los investigadores chinos dicen que les ha servido de inspiración para crear su cámara de manipulación gravitacional.

Vale aclarar, sin embargo, que la levitación magnética no es lo mismo que la antigravedad. Pero los científicos asiáticos sostienen en un artículo publicado en India Today que existe una variedad de situaciones en las que imitar la microgravedad mediante campos magnéticos podría ser invaluable, con el propósito de lograr avances de magnitud en la investigación espacial. 

El fenómeno que haría operar a la cámara de vacío y crearía la “luna artificial” se denomina levitación diamagnética: es un método por el cual un objeto es mantenido a flote por la única acción de un campo magnético. En otras palabras, esto significa que la presión magnética se contrapone a la gravedad.

A futuro, los investigadores planean usar la instalación para probar la tecnología en entornos prolongados de baja gravedad. Esto les permitirá solucionar cualquier problema técnico que pudiera aparecer en ambientes lunares, como así también determinar si ciertas estructuras sobrevivirán en la superficie de la Luna y evaluar la viabilidad de un asentamiento humano.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil