Resumen del octavo programa de Masterchef: la solidaridad llega a las cocinas

Las celebrities Antonia Dell'Atte y Carmen Lomana han visitado los famosos fogones

Para la prueba de exteriores se ha colaborado con la fundación Ronald McDonald

Resumen del octavo programa de Masterchef: la solidaridad llega a las cocinas
Resumen del octavo programa de Masterchef: la solidaridad llega a las cocinas | TVE1

Para los que no lo recordáis, la expulsada en el p rograma anterior de MasterChef fue Sara Lúa, la aspirante gallega que no pudo superar la última prueba de eliminación del séptimo programa, y ya se nota la tensión entre todos los concursantes. Como guindilla, ningún candidato a repesca fue elegido por los chefs debido a que todos lo hicieron mal, y entró un nuevo concursante de los que no habían superado el casting final. 

SPORT

Para la primera prueba los aspirantes se encontraron un cuarto trasero de cordero, y en la mesa de los chefs habían cuchillos; cada uno de ellos correspondía a un país, y cada aspirante debía cocinar el cordero con el país representado en el cuchillo en cuestión. Para esta prueba entraron en las cocinas las aspirantes de MasterChef Celebrity 3: Antonia Dell'Atte y Carmen Lomana. Así que conducidos por estas dos personas públicas, los aspirantes tuvieron que realizar esta prueba y los jueces anunciaron que la cata sería a ciegas. Estos son los países que tuvieron que representar cada aspirante: 

  • José Mari - Francia
  • Alberto - China
  • Carlos - España
  • Teresa - Marruecos
  • Iván - Japón
  • Ana - Estados Unidos
  • Luna - Tailandia
  • Juana - México
  • Michael - India
  • Andy - Italia 

Las dos celebrities demostraron que no hay por qué estar serios en MasterChef y junto a los aspirantes protagonizaron unos de los momentos  más graciosos del programa, en el que cantaron y bailaron con la mayoría de los concursantes. El primer plato que probaron fue España, y ninguno adivinó quién lo había hecho. El segundo fue Marruecos, y tampoco acertaron en quién era su autor. En lo que respecta a Francia,el tercer plato que cataron los chefs, y ni les gustó ni acertaron con quién lo había hecho. La hamburguesa americana que hizo Ana con sus patatas fritas crudas no fue de gusto de los jueces, y Samantha acertó con la autora del plato. El rissotto italiano estaba crudo con un cordero mal hecho, y creyeron que estaba hecho por José Mari. El plato indio de Michael transportó a los chefs a la India, pero el cordero no estaba muy bien hecho, y Pepe acertó con que era de Michael el plato en cuestión. El plato representado por Tailandia les trasladó más a India y Jordi acertó con su veredicto: el plato era de Luna. Los tacos mexicanos de Juana les gustó a los chefs y Jordi acertó con que el plato era de Juana debido a lo bien guisado que estaba el plato. El plato de China de Alberto no estaba bien hecho y Pepe acertó con su autor; Samantha lo criticó duramente diciendo que era un plato de un primer programa de MasterChef. Y para acabar, el plato japonés de Iván les asustó ya en su aspecto estético a todos los chefs, y Jordi volvió a acertar en que lo había hecho Iván. Tras la deliberación, los jueces escogieron los mejores platos como el de México (Juana), Francia (José Mari) y Marruecos (Teresa), eligiendo el mejor de los tres como el de la veterana del programa. Como recompensa, la receta de Juana se trasladará al libro de recetas de MasterChef 8. 

PRUEBA DE EXTERIORES 

En esta ocasión el equipo quiso rendir un cálido homenaje a la Fundación Infantil Ronald McDonald, visitando la casa que fundación que tienen en el espacio Niño Jesús de Madrid. Desde MasterChef quisieron realizar un cocinado solidario. Si gracias a las celebrities se vivió el momento más divertido de esta edición, este fue el momento más emotivo de todas las ediciones de MasterChef, sobretodo cuando Pepe explicó el trabajo de la fundación. Además de la comida para los miembros de la casa, los aspirantes cocinarían 150 menús para recaudar fondos en favor de la Fundación, pero contando con la ayuda de los exaspirantes Juniors: Vega, Albert, Jefferson y Juan Antonio, que automáticamente se nombraron capitanes de los equipos. Albert eligió en su equipo a Luna, Ana, Teresa, Juana y Alberto; mientras que José Mari, Andy, Iván, Michael y Carlos fueron capitaneados por Vega.

El chef Dani García escogió el menú para realizar en esta ocasión, con platos muy elaborados y de difícil preparación que los aspirantes resolvieron con bastante soltura gracias a la ayuda de sus jóvenes capitanes. 

La capitana del equipo rojo, Vega, demostró su fuerte carácter en todo momento y sus grandes dotes de cocina, mientras que Albert se dedicó más a comer y a espiar al equipo rojo que a dominar la cocina. Después de la prueba de cocina, tocó vender los aperitivos solidarios con los que el programa recaudó la cifra de 2.000 euros para la fundación. El equipo que pasó a eliminación fue el rojo, precisamente el capitaneado por Vega, que se ganó las críticas de los usuarios de Twitter que comentaban el programa en directo. 

PRUEBA DE ELIMINACIÓN

José Mari, Andy, Iván, Michael y Carlos se fueron a la prueba de eliminación, mientras que sus compañeros los mirarían desde el ya mítico balcón. Por primera vez, Alberto no se enfrentaba a la prueba de eliminación. 

Para la ocasión, Samantha visitó la casa en la que viven los concursantes y les preparó un reto a medida: café en todos sus formatos y variaciones al verlos a todos dormidos. Para esta prueba Sandra Arjona, experta en café del supermercado que promociona el programa, que  nos reveló que el café más vendido en España es el de Colombia. Andrea Tumbarello, chef del restaurante Don Giovanni de Madrid fue el invitado especial que elaboró los tallarines de café como plato de ejemplo para elaboración de la prueba de eliminación, que en realidad debían hacer un plato dulce o salado a elección de Ana, que tuvo esta ventaja gracias a ser la mejor en la prueba anterior. 

Por primera vez en MasterChef, el primer delantal negro que lo solicitara, podía pedir la ayuda de uno de sus compañeros de la galería durante 15 minutos para realizar el cocinado, pero con la desventaja de contar con 15 minutos menos de tiempo que el resto de aspirantes a chefs. Además el delantal blanco podía negarse a ayudar a quien lo solicitara. Y el que pidió la ayuda fue el nuevo, Carlos, que pidió que bajara Luna a ayudarle; la canaria como no podía ser de otra manera, demostró una vez más su buen corazón y bajó a ayudar al nuevo integrante del equipo de aspirantes de MasterChef. 

Y en ese momento José Mari tuvo la opción de utilizar el pin de la inmunidad: salvarse o irse. Y en contra de todo pronóstico, el mallorquín eligió cocinar y demostrar que podía hacerlo mejor que sus compañeros.

Durante la prueba se pudo ver claramente que Carlos tan sólo llevaba una semana en el programa puesto que sus elaboraciones no acababan de cuajar, mientras que el resto de aspirantes avanzaban con una gran confianza en todos sus cocinados. 

El primer en presentar su plato fue José Mari, que como no puede tomar café por estar operado dos veces del corazón, utilizó el descafeinado para elaborar una lasaña a gusto de los chefs algo escasa de bechamel. Carlos fue el segundo en dar a probar su elaboración, que a pesar de contar con la ayuda de Luna no realizó un buen trabajo y su tarta no era apta para presentación alguna. Michael como buen americano, y para no variar presentó un plato de pollo con café con patatas (duras), que apuntaba maneras pero justo las patatas fueron el centro de las críticas del plato. Andy cocinó un plato de presa ibérica con reducción de café con un mal emplatado. El abogado se mostró contento con su plato, Jordi le alabó su elaboración, algo que no hizo con los concursantes anteriores; y Samantha la única cosa que le pudo criticar fue el emplatado, mientras que Pepe también le dio una muy buena valoración. El último en presentar el plato fue Iván, que elaboró una mousse dedicada a una chica de la Fundación Ronald McDonald con varias elaboraciones basadas en el ingrediente principal de esta prueba de elminación: el café. Los jueces valoraron bien el postre de Iván, y vieron su evolución en los platos dulces. 

Tras la deliberación de los jueces, el mejor aspirante de la prueba fue Andy, que incluso recibió la felicitación de Iván, su máximo rival en el programa. Precisamente el gallego fue el segundo mejor de la prueba por detrás del abogado madrileño, que no es capaz de felicitar nunca a ninguno de sus compañeros por bien que cocinen. En la cuerda floja quedaron José Mari, Carlos y Michael. El primero se guardó el pin para la próxima semana gracias a su lasaña, y al final el concursante eliminado fue Carlos, de modo que Michael continuó una semana más en las cocinas de MasterChef. El americano recibió el toque de advertencia de Pepe, que quiere ver evolución en los platos del aspirante. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil