La crítica de Monegal | La violencia del 'Yoyas' y la degeneración televisiva

La crítica de Monegal | La violencia del 'Yoyas' y la degeneración televisiva

yoyas
| sport

En todos los 'magazines' y programas de actualidad del telehipódromo ha aparecido con estruendo la noticia "Carlos Navarro ‘el Yoyas’, condenado por maltrato a su exmujer Fayna y a sus hijos, ¡en busca y captura!". Y un gran cotilleo general nos advertía que está en paradero desconocido.

De lo mucho que he visto en todas las cadenas sobre ese asunto ha sido en el programa de infoentretenimiento ‘Y ahora Sonsoles’ (A-3 TV), donde he encontrado al actor y humorista Miguel Lago que advertía: "Un personaje como éste ha estado años en la televisión con comportamientos deleznables y violentos. Pero hoy en día no podría acceder al casting de ningún ‘reality' y la presentadora del programa Sonsoles Ónega apostilló, en un intento de seguir salvando la dignidad del glorioso gremio televisivo: «¡De la tele ya lo expulsaron por su carácter violento!". Y el público, reconfortado, aplaudía.

Hombre, pues todo esto sería muy hermoso si no fuera un piadoso e ingenuo espejismo, por no llamarlo mentira. Al 'el Yoyas' lo expulsaron el año 2001 de la ratomaquia 'Gran Hermano 2’, en efecto, por comportamiento violento. Pero enseguida fue contratado de nuevo por la misma cadena Tele 5, para engrosar la lista de aquellos gladiadores de ‘Crónicas marcianas’ que salían cada noche a sacarse las tripas.

Allí estuvo de 2001 a 2004 haciendo lo que le pedían: pelea, violencia, sangrías verbales y gestuales... De modo que la tele no lo expulsó, todo lo contrario, le dio un generoso sueldo como feroz luchador del circo. En cuanto al ingenuo apunte de Miguel Lago (‘Hoy ningún programa le contrataría’) también mi discrepancia es absoluta. Si a 'el Yoyas' no le vemos en ninguno de los ‘shows’ que pululan, no es porque a la tele le haya sobrevenido un golpe de dignidad contra la violencia, si no por estar condenado.

Aquí la pregunta es si Carlos Navarro se transformó en ‘el malo’, en el violento ‘el Yoyas’, en la tele, o si ya llego ‘malo’ de casa. No sabría decirles. Pero sí sé, porque lo veo, que la violencia y el atropello en algunos platós y ‘realities’ se paga muy bien. Les pagan, por una semana, lo que un médico no gana en un año.

O sea. ¿cuándo comienza a degenerar un ser humano hasta llegar a ser condenado por violencia contra su esposa y sus hijos? Determinado tipo de tele, canalla y violenta, ¿ayuda a esta degeneración? Son solo preguntas.

Temas