El telescopio espacial James Webb alcanza su órbita óptima

El STJW se ha convertido en una de las tecnologías más punteras del mundo

Por fin las cosas salen bien después de los constantes contratiempos

Foto: el telescopio James Webb es el “laboratorio espacial” activo más complejo creado hasta el momento.
| Crédito: NASA.

El telescopio espacial James Webb (JWST a partir de ahora por sus siglas en inglés) ha llegado a su punto óptimo. La NASA ha confirmado que el observatorio remoto entró con éxito en su órbita final alrededor del segundo punto de Lagrange Sol-Tierra (una zona de nuestra órbita también conocida como L2) después de una última quema de corrección de rumbo. Los segmentos del espejo primario y el espejo secundario del telescopio ya se han desplegado, pero tendrá que esperar hasta el verano para obtener las primeras imágenes. La NASA pasará los próximos meses preparando el JWST para el servicio, incluido un proceso de alineación de la óptica de tres meses.La órbita L2 es crucial para la misión del telescopio. Proporciona una vista del espacio sin obstrucciones al mismo tiempo que le da a la nave espacial una posición libre de interferencias que ayuda a que sus instrumentos alcancen su máximo potencial. Se espera que el JWST estudie el Universo primitivo usando luz infrarroja, proporcionando datos que no estarían disponibles desde un telescopio en órbita terrestre como el Hubble.

La llegada también es un alivio para la NASA y la ESA. Había mucho en juego debido al altísimo coste de 8 mil millones de euros del proyecto, por supuesto, pero también era una prueba de que la agencia espacial podría lanzar y desplegar con éxito un observatorio sofisticado lejos de la Tierra. Y si bien son dispositivos diferentes, el JWST es ampliamente considerado el sucesor espiritual del Hubble: con el telescopio anterior claramente en mal estado, las expectativas se han duplicado para este terminal tan interesante.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil