La nueva brecha entre ricos y pobres por el uso de internet

Un análisis, centrado en Francia, concluye que en los barrios más humildes se usan más las redes sociales como canal de información

Imagen de archivo de una menor consultando su teléfono móvil.
| sport

Carles Planas Bou

Las desigualdades sociales entre ricos pobres también se dejan ver en el consumo de internet. Un estudio ha destapado una nueva brecha digital que señala que en los barrios humildes se suelen utilizar más las redes sociales como canal de información, mientras que en las zonas pudientes se accede principalmente a los medios de comunicación tradicionales.

El trabajo, realizado por investigadores de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), el Instituto IMDEA Networks y Orange Innovation, analiza como el estatus socioeconómico condiciona el uso de internet, que relaciona con variables como la renta, la educación o la desigualdad por zonas. "El mayor consumo de noticias en medios online tradicionales está asociado con un mayor poder adquisitivo y mayor nivel de estudios. Por otro lado, Facebook está asociado a un menor poder adquisitivo y a un menor nivel de estudios", explica Iñaki Ucar, investigador de Big Data del Instituto UC3M-Santander.

Los investigadores alertan de que ese "distinto comportamiento" en internet puede tener consecuencias dañinas: "dado que plataformas como YouTube o Facebook han sido utilizadas para propagar desinformación y que el uso relativo de esas plataformas es mayor en zonas con menor nivel educativo y menos ingresos, es probable que el efecto de esa desinformación haya afectado más".

Brecha entre clases

El estudio, publicado el pasado diciembre en la revista científica 'Journal of The Royal Society Interface', ha utilizado 3.700 millones datos agregados anónimos de telefonía recopilados en grandes ciudades de Francia entre mayo y junio de 2017.

En países desarrollados como Francia la brecha digital en el acceso a dispositivos móviles es más baja, pues la mayor parte de la población dispone de teléfonos inteligentes. Sin embargo, sí existe lo que los investigadores han llamado 'brecha de uso', eso es, como la fractura entre clases sociales también condiciona el uso de internet.

La brecha detectada resulta "especialmente grande para determinadas clases específicas de servicios, como las redes sociales, el 'streaming' de audio y vídeo, el correo electrónico y el consumo de contenidos de noticias". El uso de estos tres últimos es más pronunciado en los barrios más adinerados.

Los investigadores creen que las conclusiones extraídas pueden extrapolarse a países cuya cultura y riqueza es similar, como los del entorno europeo. "Se demuestra por primera vez de forma cuantitativa y a gran escala la validez de las hipótesis sobre la heterogeneidad del uso de los servicios móviles por parte de distintos grupos socioeconómicos", han informado.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil