La DGT obligará a los conductores profesionales a tener este dispositivo de 1.000 euros en el coche

Sería obligatorio a partir de 2022

Cuesta 1.000 euros y puede ser más debido a su instalación

Coches autovía
Será obligatorio instalarlo a partir de mediados de 2022 | Google

Claudio Torres Rojas

La Dirección General de Tráfico lleva años luchando contra el gran número de víctimas mortales al volante que hay cada año. Su objetivo es disminuir esa cifra o, directamente, eliminarla por completo a partir de 2050. Para ello, hacen falta tomar nuevas medidas que se irán implementando con el paso del tiempo, y una de ellas es un dispositivo del que se lleva años hablando pero no será hasta 2022 que será obligatorio.

Por el momento, es una ley que está en proceso ser aprobada. En el caso de que salga adelante, será a partir del próximo 6 de julio de 2022 desde donde la DGT pretende que sea obligatorio llevar un alcoholímetro antiarranque instalado en el coche de conductores profesionales. Este, como su propio nombre indica, tiene como principal función bloquear el coche en caso de que superemos la tasa de alcohol máxima permitida (la cual, recordamos, es de 0,3 g/l en sangre y 0,15 mg/l en aire espirado en conductores profesionales y noveles).

La tasa máxima de alcohol permitida es de 0,5 g/l en sangre y 0,25 mg/l en aire espirado

| Google

Este sistema, el cual se llama Autolock, lleva en el mercado un tiempo a pesar de que no fuese de instalación obligatoria en nuestro vehículo. No obstante, el mayor problema que supone este dispositivo a la hora de querer implementarlo en todos los coches es que tiene un precio elevado, pues llega a costar hasta 1.000 euros más la instalación, que pueden ser otros 100 euros como mínimo.

El objetivo de implementar este sistema para la DGT obligatoriamente es evitar que un conductor ebrio tenga tanta facilidad para conducir, ya que dicho dispositivo tiene la capacidad de bloquear el coche para que ni tan siquiera pueda arrancar en caso de superar la tasa máxima de alcohol. Recordamos que la multa es desde 500 euros y subiendo, en función de la tasa que tenga el conductor de alcohol. Y en caso de tener una tasa muy alta, será considerado delito (para ello, hay que superar los 0,6 mg/l en aire espirado o el 1,2 g/l de alcohol en sangre).

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil