Así usa Ford el café de McDonald's para fabricar componentes de coches

Un acuerdo entre ambas empresas posibilita la reutilización de los desperdicios del café

El equipo de investigación de Ford descubre que los restos de café pueden ser usados para la creación de partes para vehículos

Así usa Ford el café de McDonalds para fabricar componentes de coches
Así usa Ford el café de McDonalds para fabricar componentes de coches | sport

Aunque en principio puede sonar a campaña de marketing, lo cierto es que hay razones de peso para poner en marcha esta iniciativa. Y es que al parecer, Ford ha unido fuerzas con McDonald's para reutilizar los desperdicios de su café para producir partes de vehículos. La clave parece estar en la piel seca de los granos de café, una fuente que podría reemplazar parte del talco utilizado en el faro de sus coches.

Antonio Vallejo Taslimi

Según cuenta el medio Business Insider, cada año McDonald's produce más de 28.000 toneladas de desperdicios como consecuencia de los granos de café. Cuando hablamos de desperdicios, nos referimos a la piel seca que se desechaba en el proceso de tostado, y que hasta ahora no se utilizaba. Tras este proceso, los restos iban directos a los vertederos, lo cual es un problema, ya que hablando de cifras, casi 140 millones de toneladas de desperdicios sólidos fueron a parar a los vertederos de Estados Unidos en 2017. Con esta iniciativa, además de darle un uso a estos restos, se reduce la contaminación de este proceso, alcanzando un paso más hacia el desarrollo sostenible. 

La piel de los granos de café es utilizada para los faros

El equipo de investigación de Ford ha descubierto que la piel de los granos de café, mezclada con plástico a altas temperaturas, supone la creación de un material muy maleable. Por el momento, el fabricante de vehículos ha utilizado este material en los faros del Lincoln Continental producido en diciembre de 2019. Estos faros, están compuestos de plástico y talco, teniendo que ser minado para su obtención. Utilizando estos desperdicios, los faros disponen un 20% menos de peso, reemplazando parte del talco que se utilizaba. Además, para este nuevo proceso también se requiere un 25% menos de energía.

De los campos de Sudamérica a las fábricas de Ford

Tras la recolección de los granos de café, en el proceso de tostado se desecha la piel de los mismos, siendo recogida por la compañía Competitive Green Technologies, la cual se encarga de mezclar estos desperdicios con plástico. Una vez producida, se envían a Varroc, empresa encargada de fabricar y ensamblar los faros de los coches. Esta compañía utiliza un proceso denominado moldeo por inyección, donde perdigones de plástico y la piel seca se combinan en una máquina. Tras esto, se calienta a altas temperaturas y se mezcla, moldeándolo bajo presión hasta desarrollar la forma que se requiera para el faro. El proceso de formación de estos faros suele tardar entre 30 y 60 segundos. Tras su finalización, se mandan a Ford para su posterior ensamblaje en vehículos.

El plan de Ford y McDonald's es el de sustituir el plástico por uno reciclado. Así, desde Ford aseguran que dispondrán de un 100% de plástico reciclado en todos sus vehículos para 2035. Tras el éxito de esta iniciativa, desde el equipo de investigación de la firma ya están estudiando en utilizar otros elementos de McDonald's para su plan de sostenibilidad.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil