Se busca a Viviana, la proxeneta con la manzana en el pecho

Acusada de explotar sexualmente a mujeres en pisos de Alicante y Asturias, la policía acaba de incluirla en la lista de l@s delincuentes más buscad@s de Europa

Viviana Vallejo, incluida por la policía española en la lista de delincuentes más buscados de Europa.
| sport

Luis Rendueles

Ojos verdes y un tatuaje con la manzana prohibida y mordida sobre su pecho izquierdo. Viviana Vallejo, 36 años, acaba de ser incluida por la policía española en la lista de delincuentes más buscados de Europa, según ha sabido CASO ABIERTO, el canal de investigación y sucesos de Prensa Ibérica. En esa lista, el otro español es Antonio Anglés, uno de los asesinos de las niñas de Alcásser. Y hay un tercer prófugo vinculado con España, el traficante de drogas checo Norbert Köhler, que vivía en Madrid.

Viviana no estaba en España cuando la policía entró en cinco pisos de Mieres y Langreo (Asturias), La Bañeza (León) y Elche (Alicante) el pasado mes de septiembre. Los agentes especialistas en la lucha contra la trata de personas liberaron entonces a 12 mujeres y detuvieron a ocho personas. Pero la proxeneta se había ido a pasar unos días a su país, Colombia, y no fue detenida. Desde entonces se ha convertido en fugitiva y, de ser capturada, se enfrenta a penas que pueden llegar a los 30 años de prisión.

En Asturias

Fue una mujer esclavizada sexualmente en uno de los pisos de Asturias la que logró escapar y contar a la policía cómo funcionaba la red y quién era Viviana Vallejo. Como ella, otras jóvenes colombianas, casi todas de Pereira, una de las zonas más pobres y castigadas por la violencia de aquel país, recibían la oferta de venir a España a cambio de pagar 1.500 euros. A su llegada al aeropuerto de Barajas, les anunciaban que su deuda ya era de 3.000 euros y que debían pagarla prostituyéndose en un piso donde quedarían encerradas.

Viviana Vallejo era la que llevaba ese piso en Elche y controlaba a las mujeres, según esa superviviente. Cada dos víctimas compartían cuarto, el mismo que usaban para las relaciones sexuales, y debían estar disponibles 24 horas al día para los clientes. Además, debían ofrecerles cocaína y viagra para aumentar los beneficios de la red. Durante los registros, la policía encontró 15.000 euros y un libro de contabilidad con los ingresos detallados que generaba cada mujer para la trama de Viviana.

Mujeres como ganado

Fuentes policiales explicaron que Vallejo utilizaba, además de la captación internacional, "lo que llamamos trata interna de mujeres. Estas redes buscan siempre potenciales víctimas nuevas porque los clientes se cansan de ver a las mismas mujeres. Con el Covid y las dificultades para traer víctimas desde fuera de España, se han incrementado este tipo de acuerdos entre redes de trata de mujeres situadas en diferentes provincias". Viviana necesitaba renovar su piso de Elche con mujeres nuevas para "intercambiarse las mujeres como si fueran ganado", explican fuentes policiales.

Así fue como llegó a Asturias desde el piso de Elche la chica que logró finalmente escapar y denunciar la trama. Un grupo con tres pisos en Mieres y Langreo y uno más en La Bañeza (León) cambiaba mujeres con la red de Viviana en Elche para facilitar "carne fresca" a los clientes.

Agentes de la Policía Nacional en el piso de Elche donde se forzaba a las víctimas a prostituirse. |

Una cama, dos mujeres

Como en muchas organizaciones de explotación sexual, las víctimas tenían que dormir juntas, de dos en dos, en camas de 1,35 metros que se usaban también para las relaciones sexuales. De forma que cuando un cliente acudía a las cuatro de la madrugada, la otra mujer debía salir y esperar a que terminaran para poder luego regresar y dormir. Además, las mujeres eran amenazadas con hacer daño a sus familias en Colombia si no cumplían con lo que se les exigía.

Viviana ya está incluida en la lista de fugitivos más buscados de Europol y muy pronto lo estará en la del Pacto, un proyecto para localizar fugitivos de Latinoamérica, España, Francia, Italia y Portugal. Sus antecedentes apuntan una historia triste pero también de ascenso en el mundo de la prostitución. Empezó siendo una víctima, prostituyendo su cuerpo y ha terminado convirtiéndose en explotadora de otras mujeres. En su red había también un hombre, al que trajeron a España para dedicarlo a la prostitución masculina. Meses después, había seguido los pasos de su jefa y ascendido en la organización. Fue detenido.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil