Claudia Pina, todo por celebrar

Claudia Pina, todo por celebrar

Claudia Pina
| sport

Cuando la jugadora del Barça Femení se besa la muñeca significa que ha marcado un gol pero, sobre todo, que su yaya está detrás

Con ella ha convivido desde que nació y es la persona más importante de su vida. Su ilusión sería dedicarle uno en la final de mañana en Turín. Y a fé que se dejará la piel en ello

Yaya. Tatuado en la muñeca derecha reproduciendo la caligrafía de su abuela. La que la ha llevado toda la vida de la mano y ahora es ella la que la homenajea en una de las suyas. Claudia Pina se emociona hablando de ella. “Me ha criado. Ha estado siempre en el día a día conmigo. Me apoya en todo y sé que está muy orgullosa de mí. Un día escribió la palabra ‘yaya’ en un papel y yo decidí tatuármelo. Todos mis goles son para ella”. La familia juega un papel muy importante en la vida de la jugadora del Barça Femení. Sabe que mañana “estarán todos pendientes de nosotras. Ojalá tenga minutos en la final y si marco un gol… ufff. Es el sueño que tengo desde pequeña. Sería increíble”. Pina se siente muy cómoda en el equipo, que “también es una piña. Estamos muy unidas y eso es lo que debemos mostrar mañana ante el Lyon”.

Sentada en una silla y con la Sagrada Familia a su espalda, un chico la reconoce. No se atreve a acercarse a ella y nos pregunta al fotógrafo y a mí “si van a venir más jugadoras. Me puedo esperar todo el día si hace falta”. La eclosión del fútbol femenino y, en concreto, los éxitos inapelables del Barça han convertido a estas mujeres en ídolos de masas. Claudia reconoce que “aún no me acostumbro mucho pero es bonito vivirlo. Todo lo que sea sumar para este deporte vale la pena”.

Llega el gran día en Turín. Casi se le pone la piel de gallina cuando hablamos de ello. “Es el partido más importante de la temporada y nos enfrentamos a uno de los grandes. Pero si hacemos nuestro juegos y somos nosotras, todo irá bien”.

Lea la edición completa de Sport&Style