Estrellas fugaces

Estrellas fugaces

Paulinho durante un entreno con el Guangzhou
Paulinho durante un entreno con el Guangzhou | Joan Monfort

Grandes jugadores llegaron a la liga china como consecuencia de un plan nacional, liderado por el presidente del país, el futbolero Xi Jinping, para potenciar el fútbol en el país

Muchas empresas invirtieron una millonada para congraciarse con el presidente y catapultar así sus negocios. Pero diez años después, apenas queda rastro del proyecto

Anelka. Drogba. Robinho. Tévez. Mascherano. Lavezzi. Jackson Martínez. Paulinho. Hulk. Oscar. Esta constelación de estrellas, semejante al elenco de Reservoir Dogs, pasó por la Superliga china. De todos ellos, solo el brasileño Oscar continúa en el campeonato. Estos y otros grandes jugadores llegaron a la liga china como consecuencia de un plan nacional, liderado por el presidente del país, el futbolero Xi Jinping, para potenciar el fútbol en el gigante asiático, conseguir que crecieran los clubes y ganar un Mundial.

Grandes empresas invirtieron una millonada para congraciarse con el presidente y catapultar así sus negocios. Pero diez años después, apenas queda rastro del proyecto. Los grandes fichajes se han ido, China ni se acerca al Mundial y muchos equipos tienen problemas financieros. Incluso algunos, como el Jiangsu, campeón de la liga en 2020, han desaparecido.

Los protagonistas del derbi de Guangzhou, Cantón en castellano, también han sido beneficiarios y víctimas de la burbuja del fútbol chino. De hecho, uno de ellos, el Guangzhou City, ni siquiera se creó en la ciudad del sur de China. Fue en 2011 cuando una empresa inmobiliaria se hizo dueña del club y lo llevó a Guangzhou. La empresa se llama R&F, tal y como se llamó el equipo durante un tiempo, antes de que una normativa prohibiese llamar al club con el nombre del patrocinador.

El Guangzhou City no fue uno de los equipos que más infló la burbuja. De hecho, el jugador más conocido que han tenido es Moussa Dembélé, todavía en plantilla. Sí que ha tenido más brillo la nómina de entrenadores: Cosmin Contra, Giovanni van Bronckhorst, Dragan Stojkovic (seleccionador de Serbia en el Mundial) y Sven-Göran Eriksson. Con el técnico sueco consiguieron su mejor posición, un tercer puesto en 2014 y el billete para disputar la Champions League asiática.

Lejos quedan esos puestos de cabeza. Ahora, el Guangzhou City está en descenso, solo por encima del Hebei FC, el equipo en el que jugaron Ezequiel Lavezzi y Javier Mascherano, que entrenó Mauricio Pellegrini y que ahora tiene puntuación negativa por las deudas. Si sorprende que el Guangzhou City esté en descenso, más llama la atención que lo estén también sus vecinos. Será un derbi para salir de los puestos calientes, una zona nada lógica para la historia reciente del Guangzhou FC.

Conocido hasta hace poco como el Guangzhou Evergrande, por la empresa inmobiliaria que lo rescató de una trama de amaño de partidos y lo llevó hasta lo más alto, fue de los equipos más derrochadores. Pagó más de 80 millones entre Paulinho y Jackson Martínez, y por sus filas pasaron ilustres como Lucas Barrios, Robinho y Alberto Gilardino. El desembolso dio sus frutos con ocho títulos de liga entre 2011 y 2019. Además, mantiene el honor de ser el único equipo chino que ha ganado la Champions League asiática, dos veces en su caso, y de haber participado en el Mundial de Clubes, en 2013 y en 2015.

Por el banquillo también pasaron otros nombres llamativos como Marcello Lippi, Luiz Felipe Scolari o Fabio Cannavaro. El exjugador y entrenador italiano tuvo que ser despedido el año pasado por su salario, que rozaba los 12 millones de euros al año. La burbuja petó, el Guangzhou FC acumuló una deuda de 250 millones de euros y no hay rastro de las estrellas.

Un estadio que no existe

Tampoco queda nada del proyecto del mastodóntico estadio que quería llevar a cabo el equipo que viste de rojo. Debía ser un recinto que imitaba a la flor del loto, un característico diseño. Se esperaba que fuera el mayor estadio del mundo construido específicamente para el fútbol, con una capacidad de 100.000 espectadores. Un campo presupuestado en casi dos millones de euros, que obviamente paralizó el Gobierno chino por las deudas de los ‘Tigres del Sur’.

El estadio, caprichoso destino, tendría que haber estado terminado para finales de 2022. Si todo hubiera ido normal, quién sabe si el derbi de Cantón podría haber estrenado el megaproyecto. Quién sabe si los dos equipos de Guangzhou hubieran jugado el partido para disputarse el liderato.

Quién sabe si China podría también estar disputando su primer Mundial desde 2002, donde perdió los tres primeros partidos. Pero no ocurrió nada de lo que tenía previsto Xi Jinping, que, casualmente, es el foco de las recientes protestas en la ciudad, donde continúan unas altas restricciones por el coronavirus. En Guangzhou solo deberían estar mirando a las estrellas sobre el césped. Pero fueron más fugaces de lo que todos pensaron.  

Guangzhou FC-Guangzhou City

CANTÓN

23°08’N 113°16’E

 —

 Población

13.080.500 de habitantes

 País

China

 Distancia entre estadios

10 km: del Estadio Tianhe (aforo, 54.856) al Estadio Yuxiushan (aforo, 18.000)

Hat-trick de consejos

 CÓMO LLEGAR 

Puedes llegar a Cantón saliendo desde ciudades de España, como Madrid o Barcelona. Tienes la opción de hacer una sola escala en París, pero prepara la billetera. Desde el aeropuerto de Baiyun llegarás al centro en bus o metro en 20 minutos.

 QUÉ VISITAR

Si no sufres vértigo, pásate por la Torre de Cantón. Sus 600 metros de altura la convierten en la segunda torre de telecomunicaciones más alta del mundo. Incluso podrás lanzarte en la caída libre más vertical que existe, a 485 metros del suelo.

 DÓNDE SALIR

Música en directo, cócteles originales y pescado fresco. Si quieres empezar la noche con un manjar y terminarla con un par de copas y mucha diversión, el Fei Bar es tu sitio. Está dentro de un hotel, pero podrás pasar aunque no duermas allí.

PRÓXIMO PARTIDO

SÁBADO, 10.12.22 (12:30 h)