El miedo de los dermatólogos a la viruela del mono: "No sabemos ante qué estamos"

El miedo de los dermatólogos a la viruela del mono: "No sabemos ante qué estamos"

Lesiones de la viruela del mono en las manos.
| sport

"Nos ha pillado a todos por sorpresa. Es que, incluso, la vacuna de la viruela dejó de administrar hace décadas", aseguran los investigadores

En Madrid ya se han dado los primeros casos y crece el miedo ante una nueva alerta sanitaria en España

Incertidumbre y preocupación entre los especialistas de Dermatología ante la nueva alerta sanitaria que ha saltado en España por los, hasta ahora, siete casos preliminares de positivos -confirmados por el Ministerio de Sanidad- de infección por viruela del mono detectados en Madrid. Desconcierto porque, explica a EL PERIÓDICO DE ESPAÑAel doctor Eliseo Martínez García, dermatólogo en el Hospital Clínico Universitario Virgen de la Victoria de Málaga, los médicos no saben a qué se enfrentan. "No sabemos ante qué estamos. No hay expertos en esta enfermedad porque, en España, no se ha visto nunca", indica el médico que, fuera de África, donde la dolencia es endémica, se remite a un brote registrado en Estados Unidos hace casi veinte años, que afectó a 72 pacientes y que no registró ningún fallecido.

El médico también advierte que no es una "infección que esté muy estudiada, como pasa con tantos problemas que afectan a países en vías de desarrollo y que son ignorados hasta que nos llegan a nosotros". Insiste en que se trata de una dolencia casi desconocida en nuestro país, de la que se han detectado 24 posibles casos en Madrid y que le sorprendió conocer que en España se habían detectado casos.

"Nos ha pillado a todos por sorpresa. Es que, incluso, la vacuna de la viruela dejó de administrare hace décadas (tras la erradicación de la enfermedad en 1979). No sé cuál ha podido ser el origen. Entiendo que están haciendo un trabajo de investigación", añade el coordinador del Grupo Español de Epidemiología y Promoción de la Salud de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

Sería la primera vez que se produciría una cadena de transmisión en Europa no está vinculada a un viaje a zonas de África

Contagios que asustan ya a los médicos de la Comunidad de Madrid, principalmente porque se trata de una enfermedad muy infrecuente y esta sería la primera vez que se produciría una cadena de transmisión en Europa que no está vinculada a un viaje a zonas de África, principalmente oriental y central, donde es más común este virus. Ante estos posibles contagios el Ministerio de Sanidad ha asegurado que el Sistema Nacional de Salud ya está en alerta para una detención precoz de todos los casos que se produzcan y ha explicado en qué consiste esta enfermedad y cuál es su origen.

Carolina Darias. |

El departamento que dirige Carolina Darias, según ha confirmado este diario, ya tiene finiquitado un protocolo de actuación ante la aparición de casos. "No sé lo que harán. Lo que sabemos es lo que se hizo en Estados Unidos y en ese país los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) llegaron a promover la vacunación de la viruela en gente que había tenido contacto estrecho o en personas que se consideraron grupos de riesgofundamentalmente trabajadores que podían atender a estos pacientes", indica el dermatólogo.

El doctor se remite a ese 2003 en donde el país detectó un brote de viruela del mono. "Se sabe que la vacuna ofrece cierta protección, por lo que tendría sentido plantearse la vacuna en personas con mayor riesgo. La vacuna post-exposición es más controvertida", afirma.

Diferencias con "la viruela clásica"

El doctor Martínez, indica que, con los datos que los especialistas tienen hasta el momento, monkeypox es una dolencia parecida a la viruela clásica pero "con algunos aspectos diferenciales y, sobre todo, con una mortalidad que parece que es muy inferior. Y es una enfermedad que, aunque es infecto-contagiosa, la capacidad para transmitirse de persona a persona no es tan alta como en el caso de otras como podría ser el covid, por remitirnos a alguna alerta sanitaria más reciente", añade.

Si se habla de mortalidad, la tasa se situaría en el 10% pero en el brote que se detectó en Estados Unidos en 2003, no hubo ningún fallecido

El especialista del hospital malagueño abunda en que, si se habla de mortalidad, la tasa se situaría en el 10% pero, inmediatamente aclara, en el mencionado brote que se detectó en Estados Unidos en 2003, no hubo ningún fallecido. Además, precisa que ese porcentaje de mortalidad sería aplicable a África y no tanto por la propia infección en sí como por las complicaciones asociadas en un continente donde el acceso al sistema sanitario es mucho más limitado que en los países desarrollados.

"En Estados Unidos no hubo fallecidos -esperemos que sucederá también en España, augura- pero, en cualquier caso, la tasa de mortalidad está muy por debajo de la de la viruela clásica, que es una enfermedad muy grave y de mortalidad bastante alta", añade.

Síntomas de la enfermedad

Otro elemento diferenciador, abunda el dermatólogo, es que, entre los síntomas que aparecen en la conocida como viruela del mono figuran las adenopatías (inflamación en los ganglios) que pueden ser "bastante voluminosas y dolorosas y esto no pasa en la viruela clásica". Los síntomas dermatológicos no son realmente característicos porque no son específicos de la enfermedad, por eso hay que hacer una prueba -como es la PCR- que demuestre la presencia del virus, explica. Además, el médico describe que normalmente, el paciente presenta fiebre y, pasados unos días, aparecen los síntomas en piel y en mucosas (oral o faríngea, entre otras, explica).

Lo habitual es que aparezcan primero lesiones en la cara que, rápidamente, se extienden al resto del cuerpo

En la piel, añade, lo habitual es que aparezcan primero lesiones en la cara que, rápidamente, se extienden al resto del cuerpo. "Empiezan siendo máculas (manchas no palpables) que se pueden ir sobre elevando y, cuando se erosionan, pueden dar lugar a pústulas, costras, vesículas...luego eso, a heridas. Si hay lesiones muy extensas y una posible complicación, se puede producir una sobreinfección cutánea por bacterias u otro tipo de problemas que es otra de las potenciales complicaciones que aparecen en la enfermedad", indica.

Para distinguir las lesiones el médico explica que en la viruela del mono es típico que "aparezcan en palmas y plantas y esto no es así en la varicela"

Precisa que, entre las pistas que pueden ayudar a diferenciar estas lesiones en la piel de otras que aparecen en dolencias como la varicela, es que en la viruela del mono es típico que, de forma general, "aparezcan lesiones en palmas y plantas y esto no es así en la varicela, aunque hay casos".

En cuanto a la transmisión de la enfermedad por contacto con mucosas durante las relaciones sexuales, tal y como ha apuntado la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid sobre los casos detectados, la propia ministra de Sanidad, ha aclarado que el virus no es una enfermedad de transmisión sexual, y que se contagia de animales a personas por contacto estrecho o fluidos.

Dentro de una misma unidad familiar, el contagio a otro miembro de la misma familia se daría en menos de un 20% de los casos

El doctor Martínez García indica que la contagiosidad no es tan alta como en otras enfermedades infecciosas y añade que, de hecho, los datos que barajan indican que dentro de una misma unidad familiar, el contagio a otro miembro de la misma familia se daría en menos de un 20% de los casos. "La mayor parte de la gente puede estar en una casa con una persona con esta enfermedad y no llegar a contagiarse. Dentro de eso, en la medida en la que se transmite por contacto aéreo y por fluidos, si son personas que han mantenido un contacto íntimo, la posibilidad lógicamente es superior", puntualiza.

Tratamiento de soporte

En Madrid, la Consejería de Sanidad está valorando el papel de la vacuna de la viruela para el control de la transmisión, así como el uso de antivirales de ser necesarios. La Comunidad ya registra este jueves siete casos confirmados y 24 sospechosos y apunta a dos cadenas de transmisión según ha explicado el consejero Enrique Ruiz Escudero, quien ha llamado a la calma pero ha admitido que se producirán más casos en los próximos días.

No hay ningún antiviral recomendado específicamente para esta enfermedad, señala el dermatólogo

En el caso de los antivirales, señala el médico, "no hay ninguno recomendado específicamente. Hay algunos que sí han demostrado eficacia en el caso de la viruela tradicional y que, según algunas publicaciones, parece que sugieren que podrían ser eficaces. Sería un uso fuera de ficha técnica, no que usemos habitualmente en una consulta y requeriría autorizaciones especiales".

Esperemos que el brote se controle y no haya fallecidos. Porque, a día de hoy, tenemos pocas herramientas frente a la enfermedad", señala el doctor Martínez

"Esperemos que, como sucedió en Estados Unidos, el brote se controle y no haya fallecidos. Porque, a día de hoy, tenemos pocas herramientas frente a la enfermedad: sólo tratamiento sintomático, de soporte. Si hay dolor, analgésicos; si hay muchas costras en la piel, antibióticos", explica el dermatólogo. Como la mayoría de las enfermedades víricas, continúa, tiene tendencia a la resolución espontánea. Las lesiones de la piel van despareciendo. Eso sí, tardan varias semanas.

24 casos sospechosos en Madrid

En Madrid, la región donde -hasta el momento- se han detectado los casos sospechosos, el doctor Pablo Ruiz Romero, jefe del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario 12 de Octubre, alertaba este miércoles sobre las consecuencias de la enfermedad y cómo afecta a la piel. "Da miedo. Mucho miedo", señalaba el médico en Twitter. El especialista ha informado que, durante esa misma mañana, habían visto tres casospendientes de confirmación microbiológica, en el hospital.

Este jueves, el mismo especialista ha explicado que el virus de la viruela de los monos tiene un periodo de incubación de entre una y tres semanas. "Lo primero que el paciente suele notar es fiebre, malestar general, mialgias...la verdad es que algunos pacientes están muy afectados" relata el especialista sobre las personas a las que ha atendido.

En cuanto a las lesiones en la piel, describe que "son como pompitas con agua que luego se transforman en pus y que después, típicamente, hacen unas lesiones que hacen una costra central, como si fuera un cráter". Como explicaba su colega desde Málaga, en general el tratamiento que se aplica a esos pacientes es de apoyo, concluye el médico.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil