Suiza, un popurrí de raíces y un bloque durísimo

HISTORIA SPORT

Suiza, un popurrí de raíces y un bloque durísimo

España prepara en San Petersburgo el partido contra Suiza | EFE

El combinado helvético logró la gran machada de la Eurocopa eliminando a Francia con un equipo de lo más 'variopinto'

Tiene jugadores de origen camerunés, turco, albanés, español, nigeriano, congoleño, bosnio, croata o macedonio

España se las verá este viernes en los cuartos de final de la Eurocopa contra un hueso duro de roer. Un bloque compacto, ordenado y que, sin ninguna estrella, es capaz de funcionar como un reloj. Normal, tratándose del país rey en este tipo de artilugios. Suiza, comandada desde el banquillo por Vladimir Petkovic, es una de las grandes sensaciones del torneo. Ha logrado la mayor machada de todas, cargarse a la gran favorita y a una constelación de estrellas como es Francia. La selección helvética ha demostrado que es capaz de todo y que basa su fortaleza en el grupo, en no presentar casi fisuras y en su capacidad para levantarse tras los golpes (no hay que olvidar que los galos vencían por 3-1 en el 80').

Pero si por algo destacan los helvéticos es por conjuntar un popurrí de nacionalidades y orígenes verdaderamente curioso. Más allá de la nacionalidad suiza (y de que la gran mayoría ha nacido en el país) hay casi todo el mapa mundi representado en el roster de Suiza. Vamos a repasar un poco las infinitas procedencias que hacen de la plantilla helvética una gran macedonia de colores, facciones y razas. También de religiones, por supuesto.

UN POPURRÍ DE HABLAS Y RAÍCES

Hay tres futbolistas de origen congoleño (Mbabu, Lotomba y Zakaria), uno de origen nigeriano (Akanji), tres de procedencia camerunesa (Sow y Mvogo, nacidos en Yaoundé, y Mbolo en Zurich), uno de origen turco (Cömert), nacionalidad que también tenía una pareja de hermanos legendaria en Suiza como eran los Yakin, Hakan y Murat. Además, hay dos jugadores de origen español, Loris Benito, cuyo padre es gallego, y Ricardo Rodríguez, que, eso sí, tiene la nacionalidad chilena. Hay kosovares (Shaqiri), bosnios (Seferovic), macedonios (Mehmedi), portugueses (Edimilson Fernandes) y croatas (Gavranovic).

Más allá del alemán, idioma más común de un país que, no olvidemos, tiene también el francés, el italiano y el romanche como lenguas oficiales, hay un popurrí de hablas y de raíces en el vestuario que otorga a esta selección un carácter especial. De nuevo sin presión alguna buscarán seguir haciendo historia y clasificarse por primera vez para unas semifinales europeas (ya han logrado un hito alcanzando los cuartos).

Temas