Morata, un caso de muy difícil defensa

Luis Enrique y sus compañeros siguen cerrando filas pero la presión hacia el delantero se ha disparado

La afición pidió a Gerard Moreno en La Cartuja y la opción del falso nueve con Oyarzabal no se puede descartar

Jordi Gil - Sevilla (Enviado Especial)

La selección española vivió con frustración su estreno en la Eurocopa del 2021 ante Suecia. Su buen juego, intensidad y ocasiones no se tradujeron en goles. El empate dejó un sabor amargo por la falta de puntería y con un nombre en boca de todos: Álvaro Morata.

El problema con el madrileño es que llueve sobre mojado. En el amistoso ante Portugal ya estuvo fallón y frente a los suecos se le vio similar. Desperdició una oportunidad clamorosa en el primer tiempo y se fue apagando hasta que Luis Enrique no tuvo más remedio que sustituirle.

Los murmullos en la grada cada vez que cometía un error iban en aumento, mientras la afición jaleaba a Gerard Moreno cuando calentaba por la banda. Un mal control cerca de la línea de fondo fue el detonante de una pitada, que siguió con su cambio, aunque también hubo quien quiso animarle con aplausos.

Tocado anímicamente

El rostro de Morata en el cambio y en el banquillo lo decía todo. Estaba muy tocado, consciente de que el tren de la Eurocopa se le podía escapar, como le ocurrió en la Eurocopa del 2016, el anterior gran evento que disputó con España.

Por su parte, Luis Enrique y sus compañeros lo volvieron a defender. Laporte fue el más vehemete: "El próximo partido igual mete tres goles y callará bocas". Lucho, por su parte, evitó echar más leña al fuego y, tras declarar que "hay que respetar al público" por los pitos, afirmó que Morata "es un gran jugador que hace cosas bien en ataque y en defensa, tiene personalidad para aguantarlo, aunque no es agradable para nadie escuchar pitos".

Por el clima de tensión en la grada y la necesidad de aportar algo nuevo en ataque, la opción más lógica es que el seleccionador cambie el ataque. Gerard Moreno es el favorito de la afición, pero no se puede descartar ninguna combinación, incluso jugar con falso '9'.

Luis Enrique utilizó esta fórmula en la UEFA Nations League con Mikel Oyarzabal en esta posición. El asturiano deberá tomar la decisión más delicada en el vital encuentro ante Polonia. Acertar con la pieza más ofensiva puede decantar el futuro de la Roja en esta Eurocopa.

Temas

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil