ENTREVISTA SPORT: Iniesta: "La emoción por el gol en Sudáfrica sigue a flor de piel"

El héroe de Johannesburgo recuerda para SPORT el décimo aniversario de su tanto en el Mundial 2010

"Tenía la total convicción de lo que quería hacer: control y chut cruzado", recuerda el manchego

Iniesta recuerda el Mundial de Sudáfrica diez años después | EFE.

Llegó el 11 de julio, ¿cuáles son sus primeros pensamientos en esta fecha tan emblemática?

Hace especialmente ilusión porque hay muchos recuerdos, el décimo aniversario tiene un factor simbólico importante y lo disfrutaremos.

¿Se sigue emocionando cuando recuerda el minuto 116?

Lo recuerdas y te emocionas, claro. Si lo piensas más fríamente y te vas mentalmente a este momento, a estos instantes, la emoción sigue estando ahí a flor de piel, será para siempre.

Ha pasado una década, ¿pero no tiene la sensación de que todavía sea ayer por lo mucho que se sigue hablando del gol?

Coincido que es así, han pasado diez años y no es que parezca que fue ayer, pero si menos tiempo. Se sigue recordando, se sigue hablando y, ni que no sea la fecha señalada, sale a la luz.  La sensación es que el tiempo pasa muy rápido.

¿Tiene algún plan especial para vivir esta jornada en Japón?

Simplemente con todo lo que he hecho:  el documental, entrevistas recordando  este momento ya será especial. Será bonito. Haremos alguna cosa que esté bien aquí en Japón con nuestra academia, la Iniesta Methodology.  Lo saborearemos. También hablaremos con gente de España, familia, amigos… Y veremos muchas veces repetido el gol porque es algo muy especial para todos.

En las miles de veces que ha visionado  el gol, ¿entiende que no había mejor manera de marcarlo para resumir lo que era aquella  Roja que con una jugada hilvanada?

Un poco es así. Quieras o no, quedaban pocos minutos, igual que cortamos atrás en defensa, podíamos buscar balón arriba donde estaba Torres. Los demás éramos de un perfil de tener el baló.  La jugada se subió con el balón medio controlado, buscando el hueco, con el desmarque final, el pase de Cesc y todo fue un reflejo de lo que fue esa selección. La verdad es que sí.

"Cuando Rooben va directo hacia Iker, solo te paras a rezar"

En la final hubo muchos momentos claves, cuando vio que Robben encaraba totalmente solo a Casillas, ¿le pasó como muchos de los que estábamos en el estadio y se temió lo peor?

Si claro, en ese momento que Robben va directo hacia Iker, solo te paras a rezar, todo es muy rápido, confías en Iker, en todo lo que siempre ha aportado y una vez más fue clave en ese momento.

En el otro lado del campo, ¿cuándo la pelota le bota delante, tiene la total convicción que marcará?

Tenía la total convicción de lo que quería hacer: control y chut cruzado porque Stekelenburg  está un poco escorado a  la izquierda. La enganché bien, no todo lo esquinado que quería, pero fue fuerte y pasó lo que todos queríamos que pasara y el balón fue dentro.

¿Querían evitar los penaltis a toda costa? ¿Habría pedido tirar uno de ellos?

En estos momentos no pensé en los penaltis, pensaba en intentar ganar, hacer un gol que nos diera la victoria, nunca pensé en los penaltis. Sabía que faltaba poco tiempo, pero no en la sensación de pensar en los penaltis. Hubiera querido tirar uno. Por cómo me encontraba en el partido, con mucha confianza, hubiera sido seguramente uno de los lanzadores.

España fue fiel a sí misma. Holanda, en cambio, traicionó su tradición para jugar al límite del reglamento, ¿su victoria fue también una buena lección para el fútbol? 

No creo que fuera una buena lección para el fútbol, cada uno intentó hacer su mejor partido, con sus armas futbolísticas para ganarla. Ellos tuvieron sus opciones y nosotros, las nuestras, es lo que pasó en el terreno de juego. No creo que fuera una lección ni mucho menos.

Iniesta levanta la Copa del Mundo en el Soccer City | EFE

Fue un triunfo histórico y los moratones que le dejó Van Bommel también… ¿Alucinó viendo la actitud del que fue su compañero en el Barça?

Me sorprendió un poco, aunque al final  lo piensas y son lances del juego en un partido único, una final del Mundial, con muchísima tensión, muchísimas presión y muchísimas cosas que nos jugamos los dos. Hubo acciones de un lado y del otro. Nada más. Fue una final más dura de lo esperado, pero el acontecimiento era de mucho calibre.

"Se mascaba la tensión en el partido ante Chile"

El Mundial fue de mucha presión, con la derrota ante Suiza que les obligó a ganar todo a partir de entonces ¿fue muy difícil convivir sin margen de error?

La derrota nos puso contra las cuerdas, ya no podíamos fallar.  La tensión y la presión contra Honduras y sobre todo, Chile, que es cara o cruz, se notaba y mascaba. El equipo también sentía mucha seguridad, éramos un grandísimo bloque, una  grandísima selección. Fue importante la personalidad, del grupo, de los más veteranos y menos veteranos, junto con el míster , parar tirar  adelante, y a medida que avanzó el Mundial fuimos creciendo.

¿El día que peor lo pasó fue ante Honduras cuando no pudo jugar por lesión y no quedaba otra que ganar?

Uno quiere estar en el campo en una situación tan difícil, pero  gracias a dios lo sacamos adelante. Fue un partido con mucha tensión, pero lo solventamos bien y estábamos en el tercer partido y definitivo ante Chile. Lo más importante es que  estaba recuperado al cien por cien para ayudar.

¿El talante de Vicente del Bosque fue clave para que la concentración en Potchefstroom siempre estuviera bajo control?

El míster siempre tuvo un papel clave. Es una persona muy coherente, muy consecuente y buscó el equilibrio, huyó de situaciones extremas en lo bueno y en lo malo. Fue clave para mantener la calma y la personalidad del grupo. 

En Sudáfrica fueron de safari, tenían cierta libertad para salir en algunos horarios, comían a veces fuera de la concentración… ¿fue una mezcla perfecta de ambiente y argumentos futbolísticos?

Veníamos de ganar la Eurocopa y a los dos años siguió  el Mundial. Tuvimos una selección muy fiable,  un grupo increíble de jugadores y conseguimos tener una selección consistente a nivel ofensivo y defensivo. Con el paso del tiempo dispusimos de variantes, maneras diversas, diferentes jugadores,  todo ello enriqueció el fútbol español. A parte de la calidad de los futbolistas y una forma de jugar, siempre se recordará la serie ganada de la Eurocopa-Mundial-Eurocopa.

"La dedicatoria a Dani Jarque me hace doblemente feliz"

¿Le da cierto vértigo ver lo que significa ser el  héroe del primer Mundial de España?

No percibo que sea el héroe del primer mundial de la historia de España. Estoy muy feliz y me siento un privilegiado de haber contribuido a algo tan importante r y que significa tanto para nuestro país, para el futbolista español, es lo que me hace feliz. Fui un privilegiado no solo por el gol, sino por ganar el Mundial, evidentemente.

Iniesta muestra su dedicatoria a Dani Jarque | REUTERS

Un éxito después de una temporada muy dura para usted a nivel emocional y físico, ¿obtuvo la recompensa?

Recompensa no, uno sabe lo que trabaja y lo que cuesta. A nivel de equipo conseguimos títulos, aunque la sensación a nivel personal no fue buena. Acabar la temporada ganando el Mundial fue muy importante para mí.

Y el recuerdo a Dani Jarque, ya lo ha explicado muchas veces, ¿pero haber colaborado en que la figura de Dani sea eterna con su dedicatoria le da más sentido todavía al Mundial?

Sin duda, como he dicho o muchas veces. La imagen de la camiseta de Dani en el momento del gol quedará en la memoria de todos y para siempre. Aparte de lo que fue ganar el Mundial por sí mismo, esta imagen y esta dedicatoria ya forma parte de la historia.  Es algo que me hace doblemente feliz por lo que significó ese momento.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil