España, un pequeño paso adelante

España, un pequeño paso adelante

Ferran Torres pelea un balón con el portero suizo
Ferran Torres pelea un balón con el portero suizo | EFE

La selección fue de más a menos ante Suiza: obtuvo los tres puntos tras una buena primera parte y un segundo acto no tan bueno

La victoria aprieta la cabeza del grupo: todo apunta a que Portugal y España se jugarán la primera plaza, que da acceso a la final four de la Nations

La selección suspiró aliviada cuando el árbitro pitó el final del partido de Ginebra: tras cuajar una primera parte muy notable, el equipo de Luis Enrique se vio obligado a recular ligeramente, quizá víctima de un desgaste físico comprensible a estas alturas de temporada.

España sumó tres puntos, fundamentales para seguir aspirando a la primera posición del grupo, y dio un paso adelante en cuanto a juego, presión y competitividad. Solo los minutos finales empañaron una buena puesta en escena de España. 

El equipo empezó mucho mejor que en partidos anteriores: más ágil, más fresco, más exigente y con más ganas de cumplir las premisas de Luis Enrique. Las premisas del seleccionador están muy claras: dio la sensación de que anoche, en Ginebra, los jugadores las asumieron y las aplicaron mejor que en los dos partidos anteriores. 

De más a menos

Luego pasaron los minutos y el equipo acusó el cansancio, momento que los suizos aprovecharon para poner en apuros a España, en un tramo final convertido en un paseo por el abismo.

El gol como símbolo

El gol de Sarabia, siempre excelente cuando se pone a las órdenes de Luis Enrique, retrató lo mejor de España ante Suiza: un robo en zona adelantada, fruto de la presión de los delanteros, y una jugada bien resuelta por Ferran Torres, Marcos Llorente y el propio Sarabia.

Fueron los mejores minutos de España, que recordó por momentos al equipo que firmó grandes momentos en la Eurocopa.

Más que brillante, España jugó un partido serio: tocaba ganar, engancharse a Portugal en la pelea por el liderato del grupo, y se ganó, detalle relevante porque España venía de sumar sendos empates trufados de dudas.

Luis Enrique presentó un once prácticamente calcado al que se midió a Portugal (la única excepción fue Marcos Llorente en sustitución de Carlos Soler): cabe suponer que en el próximo choque, el domingo en Málaga, volverán las rotaciones y continuará por lo tanto el debate sobre el once ideal de cara al Mundial, y eso que al equipo aún le faltan piezas que pueden ser fundamentales, como Pedri o el propio Ansu Fati, que anoche tampoco tuvo minutos. 

Temas