Cesc salvó la imagen de la selección

España cumplió el primer compromiso 'post Eurocopa', un trámite que solo sirvió para que la RFEF se embolsara dos millones, para que Vicente del Bosque igualara los 62 partidos de Javier Clemente, para que el Atlético tenga otro motivo de queja con la lesión de Juanfran, con un esguince en su rodilla derecha... ¡ah! y para sumar una pírrica victoria ante un equipo que aquí no pasaría de Tercera.

SPORT.es

Era la primera vez que Puerto Rico se medía a una selección europea. Visto lo que vimos, parecía que fuera el primer partido de fútbol que se disputaba en ese país. Empezando por el campo, un estadio de beisbol reconvertido, con cambio de césped artificial a natural incluido. Continuando por la retransmisión, más propia de un concierto de ópera que de un evento deportivo. Y acabando por el esquema borícua. Línea de cinco en el área, línea de cuatro dos metros por delante y un perdido Pito Ramos arriba esperando quizá que a Albiol y Piqué les diera una lipotimia al unísono para tener alguna opción.

Todos los ingredientes para 'disfrutar¿ de un espectáculo que, además empezó quince minutos tarde porque los dirigentes locales quisieron conocer y saludar personalmente a todos y cada uno de los pupilos de Del Bosque. Al pobre Xabi Alonso le tocó, como capitán, hacer los honores. Mientras, aquí, bostezando.

Pero lo peor aún estaba por venir. La doble campeona de Europa y campeona del mundo salió a cumplir el expediente lo mejor que pudo tras 'cascarse' 13.758 quilómetros. Encima, se encontraron con nueve tipos parapetados alrededor de un Gaudete que se multiplicó para mantener el 0-0 hasta que se 'tragó' un disparo de Navas. Antes, sacó un cabezazo a contrapié de Torres, demostrando por qué es el único futbolista profesional de Puerto Rico. Al meta de los Red Bulls, le ayudó el poste, que repelió un cabezazo de Piqué, su poblada defensa, que sacó un disparo de Cesc y el colegiado, que no quiso sancionar un penalti de libro sobre Torres. Abierta la lata, sin embargo, Puerto Rico se diluyó como un azucarillo y Cesc amplió distancias antes del descanso.

El bombardeo sobre Gaudete en la reanudación, con la entrada de Llorente fue constante, pero lo que parecía que iba para goleada casi acaba en ridículo histórico. No hubo lipotimia en la zaga española, pero casi. Ramos se comió un balón peinado y Cintron, que llevaba un minuto en el campo, anotó el primer gol que recibía España desde el de Di Natale en el debut de la Eurocopa. ¡Suerte que la FIFA ha anulado esta jornada para el año que viene!

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil