El Espanyol cae desesperado en Montilivi

El Girona se llevó el derbi gracias al solitario tanto de Pablo Moreno, que aprovechó una de las pocas ocasiones en todo el partido

Los blanquiazules tuvieron aproximaciones clarísimas para haberse llevado la victoria, pero la falta de pegada hizo demasiado daño

Pablo Moreno anotó el gol de la victoria
Pablo Moreno anotó el gol de la victoria | Girona FC

Albert Gracia

El Girona se llevó el derbi porque así lo quiso Juan Carlos. Y los palos. Y la falta de pegada blanquiazul. Cayó en la desesperación el Espanyol, que malbarató hasta cinco ocasiones clarísimas para haberse llevado el gato al agua sin sudar demasiado. Al final, como suele pasar en este caprichoso deporte, el que menos creó fue el que se llevó el partido. El Girona supo esperar su momento agazapado y aprovechó una de Pablo Moreno antes del descanso para llevarse tres puntos que valen oro. Un triunfo tras cuatro partidos seguidos sin ganar. El Espanyol ahora solo es colíder. 

FICHA TÉCNICA

Liga Smartbank

GIR

1-0

ESP

Girona

Juan Carlos; Calavera, Bueno, Bernardo, Franquesa (Ramalho, 46'); Aday (Valery, 70'), Cristóforo, Monchu, Samu Saiz (Kebe, 85'); Stuani (Sylla, 70') y Pablo Moreno (Bárcenas, 63').

Espanyol

Diego López; Miguelón, David López, Cabrera, Pedrosa; Bare (Mérida, 84'), Darder; Embarba, Melamed (Vadillo, 84'), Puado (Wu Lei, 78'); Raúl de Tomás.

Gol

1-0 M. 41 Pablo Moreno.

Árbitro

Pulido Santana (canario). T.A.: Franquesa (45'), Bueno (71') / Embarba (74'), David López (75').

Incidencias

Montilivi (a puerta cerrada).

No fue precisamente porque no lo intentó. Pero ni rastro de la habitual pegada. Ya desde el inicio, donde hacerse dueño y señor del partido sirvió para bien poco ante un Girona que concedió más de la cuenta, pero que se salvó una vez tras otra. Los blanquiazules fueron amos y señores del partido en el primer tiempo ante un Girona al que le costaba horrores llegar a Stuani. Ni con Samu Saiz al mando, el más activo en el medio.

El Espanyol tardó poco en llegar y llegar a la meta de Juan Carlos, ascendiéndolo al olimpo de los héroes. Un cabezazo de David López, un disparo de Melamed... Y cuando no llegaba el meta, ahí estaba la madera para salvar el trallazo de Embarba. También la tuvo Puado, en un mano a mano en la primera llegada del duelo, pero su disparo se marchó al limbo. Todo lo que desperdició el Espanyol fue agua de mayo para el Girona, que esperó a que las aguas se calmaran para decir la suya.

No había apenas llegado el cuadro de Francisco cuando, en la primera, marcó diferencias. Samu Saiz filtró, el balón, tras rebote, cayó en los pies de Pablo Moreno y el excanterano azulgrana mostró lo que había que hacer en el área. Balón a la escuadra. Justo antes del descanso. Un gol que no haría más que acrecentar la desesperación perica. 

En la reanudación, más de lo mismo. Otra vez Juan Carlos y otra vez la madera. El meta para sacar un remate a bocajarro de Keidi Bare y otro de Melamed, y el palo para negarle el cabezazo a Puado. La insistencia blanquiazul remitió al mismo ritmo en el que la desesperación y el cansancio empezaban a hacer mella. Los gerundenses quisieron aprovecharlo a la contra, pero tampoco hubo finura en el último pase. Al final, no hizo falta sufrir por el resultado. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil