Séptima ola de la COVID: ¿Cuánto duran los síntomas ahora? ¿Han cambiado?

Séptima ola de la COVID: ¿Cuánto duran los síntomas ahora? ¿Han cambiado?

Séptima ola de la COVID: ¿Cuánto duran los síntomas ahora?
| Epi_rc_es

BA.5 es ya el linaje predominante en la mayoría de las comunidades autónomas, a excepción de Castilla-La Mancha y Canarias

La séptima ola del coronavirus ya está aquí. Así se desprende del último parte epidemiológico del Ministerio de Sanidad.

Este pasado martes se han notificado 52.218 nuevos contagios (la cifra total desde el inicio de la pandemia se eleva a 12.734.038). 

En cuanto a los fallecidos, 107 más, por lo que el número global se sitúa en 107.906. 

Sin embargo, lo que más preocupa es el aumento de las hospitalizaciones, cuya tendencia es la peor de los últimos cuatro meses.

España roza las 10.000 personas ingresadas, e los cuales 433 están en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

La incidencia (en los mayores de 60 años, que es el grupo de edad que se toma como referencia) es de 841,27 casos por cada 100.000 habitantes. Por grupos de edad:

  • Los mayores de 60 años: 660.
  • Los mayores de 70 años: 916.
  • Los mayores de 80 años: 1.082.


Según el informe del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), BA.5 es ya el linaje predominante en la mayoría de las comunidades autónomas, a excepción de Castilla-La Mancha y Canarias.

En Galicia y las Islas Baleares, supera el 70% de los contagios actuales: 76,3 y 76,4% respectivamente. 

“BA.4 y BA.5 de ómicron presentan una ventaja de crecimiento sobre el linaje dominante BA.2. Estos linajes se han convertido en dominantes en los países en que fueron detectados de manera más precoz y se espera que pronto desplacen a BA.2 en el resto”, explican los expertos. 

Archivo - PCR, antígeno, prueba, COVID, coronavirus, | JCCM - Archivo

Estos linajes, subrayan, han demostrado una mayor capacidad de evasión a la respuesta inmune que BA.2 por lo que es probable que su expansión contribuya a un aumento de los casos y se detecte un aumento de las reinfecciones y las infecciones en personas vacunadas.

BA.4 y BA.5: ¿Más virulentos?

Los linajes BA.4 y BA.5 se detectaron por primera vez en Sudáfrica en enero y febrero. 

En Portugal, durante el mes de mayo, BA.5 desplazó a BA.2 para convertirse en el linaje dominante coincidiendo también con una nueva ola que, actualmente, ya se encuentra en fase descendente.

El país luso registró, entre el 14 y el 20 de junio, 95.943 contagios y 239 decesos. Pese a estos datos, se ha producido un descenso de los ingresos hospitalarios, tanto en planta como en las Unidades de Cuidados Intensivos.

El Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC) las ha calificado como variantes preocupantes.

Sin embargo, ya se conoce con certeza que no producen el desarrollo de la enfermedad más grave, aunque hay “indicios de su capacidad para evadir parcialmente la respuesta generada por las vacunas y/o las infecciones previas”

  • “Estos linajes comparten la misma combinación de mutaciones en el gen de la espícula aunque presentan diferencias en otras regiones de su genoma. Aunque gran parte de las mutaciones coinciden con las de BA.2, destacan algunas diferencias como la presencia de la deleción 69-70 o las mutaciones L452R y F486V, ambas con implicaciones en la unión al receptor y la evasión de la respuesta inmune mediada por anticuerpos”.

Tanto en Sudáfrica como en Portugal, países en los que ya se ha superado el pico de contagios, el aumento en el número de casos ha ido acompañado de un aumento en el número de hospitalizaciones. 

No obstante, “no se han constatado cambios en la virulencia respecto a la observada para los linajes BA.1 y BA.2”.

¿Mayor probabilidad de reinfección?

Los datos hechos públicos por el Ministerio de Salud de Portugal indican un aumento de personas reinfectadas en el mes de mayo.

Estos datos indicarían la mayor capacidad de evasión de la respuesta inmune asociada a este linaje. 

“La actividad de los anticuerpos monoclonales frente a estos linajes ha sido también estudiada en dos estudios recientes. Estos primeros estudios indican que el patrón de resistencia sería similar al de BA.2 aunque uno de los estudios sí ha detectado una mayor resistencia de BA.4/BA.5 frente a cilgavimab (combinación de dos anticuerpos monoclonales)”.

Archivo - Un niño es vacunado contra el coronavirus. | Europa Press - Archivo

BA.4 y BA.5: Síntomas y duración

¿Han cambiado los síntomas de estos linajes de ómicron? Un estudio de la Sanidad Pública Francesa señala que los síntomas más frecuentes de los pacientes contagiados con BA.4 y BA.5:

  • Fatiga, detectada en el 75% de los pacientes encuestados.
  • Tos y fiebre, observado en el 58,3% de las personas estudiadas.
  • Cefalea, 52,1% de los casos.
  • Secreción nasal, que se presenta en el 50,7% de los pacientes.
Archivo - UCI, ingresado, positivo, COVID, coronavirus | JCCM - Archivo

No son los únicos. Son habituales las náuseas, los vómitos y la diarrea.

Los duración de los síntomas, destaca el organismo, han aumentado. De los cuatro días de media de BA.1 a lo siete de BA.4 y BA.5.

También hay mayor probabilidad de sufrir pérdida de olfato y gusto, sintomatología muy característica del SARS-CoV-2.

¿Cuál es el riesgo en España?

Los cifras muestran un ascenso de la curva de contagios desde las últimas semanas. Como estima el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, es probable que los linajes BA.4 y BA.5 se conviertan en “predominantes” en todo el país próximamente. 

Y, por tanto, su expansión contribuirá “a un aumento de los casos y se detecte un aumento de las reinfecciones y las infecciones en personas vacunadas”.

El riesgo se considera bajo, pero “un aumento muy elevado en el número de casos conllevaría un aumento en el número de hospitalizaciones y fallecimientos”.

Hay que proteger a las personas más vulnerables

El informe hace hincapié en el elevado nivel de protección inmune en la población, ya que “más del 89% de las personas mayores de 5 años tienen pauta completa y más del 90% de las personas de 60 o más años con dosis de recuerdo”. 

Además, “los últimos datos disponibles sobre la eficacia vacunal frente a hospitalización y defunción confirman que ésta se mantiene en niveles altos”. 

Pese a la importante inmunidad de la población española, las personas mayores de 60 años y aquellas con enfermedades crónicas, embarazadas e inmunodeprimidas, deben tener especial precaución.