Recomendaciones para evitar ahogamientos y accidentes durante el baño

Recomendaciones para evitar ahogamientos y accidentes durante el baño

Recomendaciones para evitar ahogamientos y accidentes durante el baño
| Epi_rc_es

Los ahogamientos son la tercera causa de muerte por "causas externas". Tras los buenos datos de 2021 este año llevamos mal camino y hace más de un mes que superamos los 100 muertos.

Esta semana hemos conocido demasiadas noticias de ahogamientos. De mayores y de pequeños. En la piscina y en la playa. Y muchas veces parece que nos creemos que ahogarse es algo muy remoto y que no le ocurre a casi nadie.

Pero todos deberíamos tomar precauciones porque la realidad es mucho más alarmante de lo que pensamos.

Tanto, que los ahogamientos son la tercera causa de muerte por "causas externas", es decir, aquellas producidas por accidentes, violencia, acontecimientos ambientales, envenenamientos y otros efectos adversos.

Esta año estamos empeorando otra vez

Para muestra un dato facilitado por el Ministerio de Sanidad: en 2018, hubo 483 fallecidos en España a causa de ahogamientos accidentales (378 hombres y 105 mujeres), rompiendo la tendencia descendente de los años anteriores.

Y aunque es verdad que 2021 fue un buen año y logramos bajar de los 300 ahogados, tal y como se puede ver en esta infografía realizada por la  Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo, este 2022 llevamos mal camino.

Tanto que un mes antes que el año pasado, a primeros de junio, ya habíamos superado la barrera de los 100 muertos por ahogamiento.

Ahogamientos según datos de la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo |

No olvidemos el riesgo de accidentes en entornos acuáticos

El problema de los entornos acuáticos no se reduce a los ahogamientos. Un uso irresponsable de los lugares destinados al baño puede provocar consecuencias graves, como traumatismos craneoencefálicos y lesiones medulares.

Estas generalmente vienen provocadas por conductas como tratar de zambullirse desde gran altura, no comprobar la profundidad del agua o tirarse demasiado cerca del bordillo en las piscinas.

Las víctimas son mayoritariamente hombres jóvenes.

De hecho, en 2019 fueron 60 las personas hospitalizadas como consecuencia de las lesiones producidas al saltar o tirarse de cabeza al agua, seis de ellas por lesión medular.

Factores de riesgo

Se identifican varios factores de riesgo relacionados con los ahogamientos, y como aconseja la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo, tener conocimiento de los mismos puede ayudar a prevenir accidentes.

En general cuando ocurre estos percances se debe a:

  • Práctica de conductas de riesgo
  • Momentos de relajación en la vigilancia de los más pequeños
  • Bañarse en zonas sin vigilancia
  • Consumo de alcohol y otras drogas cerca o dentro del agua
  • Circunstancias médicas, como padecer epilepsia
  • En el caso de los turistas, no estar familiarizados con las particularidades de las aguas locales.

Todas estas desgracias se pueden prevenir de forma muy sencilla, siguiendo unas sencillas recomendaciones.

|

Recomendaciones para un baño seguro

  • Con Niños: Si nos centramos en los menores, la mejor prevención son la vigilancia, enseñarles a nadar y educarles para que respeten las normas de seguridad. Los ahogamientos se producen de forma rápida y silenciosa, la mayoría de las veces se había perdido de vista a la víctima durante menos de cinco minutos. Por lo tanto, hay que estar pendiente de los niños en todo momento. Da igual que estén en el agua o jugando cerca de ella.
  • Bebés: Hay que tener especial cuidado porque pueden ahogarse en tan sólo unos centímetros de agua, así que no se les debe dejar solos en ningún momento, ni siquiera en una bañera o piscina hinchable.
  • Lo mejor es que la piscina tenga socorrista.
  • Hay que asegurar que lo más pequeños no pueden acceder libremente a la piscina.
  • Es muy peligroso correr por el borde de la piscina o jugar a empujar a la gente. Podría resbalar y golpearse con el borde o lesionar a otros.
  • Si no sabe nadar, o no sabe nadar bien, utilice un chaleco salvavidas para bañarse y llévelo siempre para practicar un deporte acuático.
  • Los flotadores hinchables no son recomendables.
  • En la playa hay que respetar las banderas. Nunca debemos bañarnos si está roja, y con amarilla debemos hacerlo extremando la precaución.
  • No debes sobreestimar tu condición física durante el baño en el mar. Si te cansas o tienes dificultad para volver, nada de espaldas moviendo las piernas solamente hasta llegar cerca de la orilla.
  • Si sientes que te arrastra una corriente, nada paralelamente a la playa y, una vez que hayas salido de la misma, nada hacia la orilla.
  • No te bañes en zonas en las que esté prohibido el baño.
  • Báñate siempre en compañía, particularmente si eres una persona mayor o con algún problema de salud.
  • Bañarse de noche es muy peligroso, porque si ocurriera algo nadie podría verlo.
  • Recuerda que el consumo de alcohol disminuye la capacidad de reacción ante un peligro o puede propiciar el adoptar conductas de riesgo.
  • Tirarse de cabeza desde una gran altura, como puentes, árboles o balcones, puede producir lesiones muy graves. Antes de hacerlo hay que asegurarse de que la zona tiene suficiente profundidad y que no existe obstáculo alguno. Especialmente en caso de aguas turbias.
  • Las colchonetas y otros objetos hinchables deben utilizarse con precaución, ya que pueden arrastrarnos hacia dentro con rapidez.
  • Sal enseguida del agua si te cansas o sientes frío.
  • Si tenemos algunas nociones de primeros auxilios podremos actuar mejor en caso de necesidad hasta que lleguen los servicios de emergencia.
|

Medidas de prevención de la Covid-19

Aunque parece que la COVID-19 ya es historia y no hay nada que temer, los datos de infecciones, ingresos hospitalarios e incluso muertes no son tan optimistas. Y la cruda realidad actual es que el coronavirus SARS-CoV-2 sigue ahí y está matando más personas que los ahogamientos y que los accidentes de tráfico.

Por eso, y porque la posibilidad de contagio no ha desaparecido, ni es inexistente en las zonas de baño, los expertos prefieren mantener las recomendaciones y animan a ser prudentes.

Sabiendo que en exteriores todo es más relajado y el riesgo mucho menor, pero aun así prefieren insistir en estas indicaciones:

  • Evitar las aglomeraciones y mantener una distancia interpersonal de al menos 1.5 metros entre no convivientes.
  • Uso de mascarilla higiénica cuando no se pueda mantener la distancia interpersonal. En el momento del baño no será necesario su uso.
  • Mantener una adecuada higiene respiratoria: toser o estornudar en el codo o utilizar pañuelos desechables de papel, que se depositarán en un contenedor apropiado, realizando higiene de manos posterior.
  • En las playas y en las piscinas también pueden estar disfrutando las personas mayores o con patologías de riesgo, que se merecen nuestra solidaridad. Y por eso es preferible no acudir a zonas de baño si tienes síntomas compatibles o estás en aislamiento por COVID-19.