Escoliosis: la deformidad de la espalda de origen desconocido

Escoliosis: la deformidad de la espalda de origen desconocido

Escoliosis: la deformidad de la espalda de origen desconocido
| Anna Bizon

Los especialistas insisten en que el origen de la escoliosis nada tiene que ver con “el tipo de mochila, los pupitres o el tipo de colchón” que usa el niño. La causa de la escoliosis “está en el individuo, no en su entorno”, aseveran

La escoliosis es una deformidad de la columna vertebral, que pierde su forma recta.

Esta anomalía en la espalda suele ser detectada en los primeros años de la vida. La simple observación del niño en una revisión pediátrica rutinaria permite determinar la esta patología. 

La columna vertebral, vista desde atrás, “pierde su simetría y cuando se ve curvada se puede observar también una cadera más alta o abultada que la otra, un omóplato (o escápula) más alto o prominente que el otro, un hombro más alto que el otro”, explica desde la Sociedad Española de la Columna Vertebral (GEER).

También "una descompensación de la cabeza que no está centrada con respecto a las caderas, o bien de pie, con los brazos colgando, el espacio entre un brazo y el tronco es mayor a un lado que al otro".

Causas de la escoliosis 

El origen de la gran mayoría de las escoliosis que se detectan en niños sanos es de origen desconocido. Los especialistas en columna vertebral apuntan a que podría tener un origen genético que predispone al niño a que la curvatura aparezca y también determina su progresión. 

Por otro lado, hay escoliosis que son debidas a malformaciones congénitas en las vértebras o consecuencia de enfermedades otras enfermedades como la neurofibromatosis, el síndrome de Marfan o lesiones neurológicas, explican los expertos de la GEER.  

Lo que dejan claro los especialistas en columna vertebral es que la aparición de la escoliosis nada tiene que ver con “el tipo de mochila, los pupitres o el tipo de colchón” que usa el niño. La causa de la escoliosis “está en el individuo, no en su entorno”, aseveran.  

Síntomas y tratamientos de la escoliosis

A parte de la deformidad que a simple vista se puede observar, en la mayoría de los casos la escoliosis no produce ningún síntoma, ni dolor ni limitaciones funcionales que impidan al paciente desarrollar una vida normal. 

Sólo cuando la enfermedad evoluciona y el grado de desviación de la columna es muy pronunciado pueden aparecer dolores o problemas respiratorios. 

En cuanto al tratamiento, los expertos de la Sociedad de Columna Vertebral explican que todo va a depender “del tipo y grado de la curva, la edad del niño y los años de crecimiento que faltan hasta la madurez esquelética”. 

Seguimiento

En los casos en los que la curvatura de la espalda no es muy pronunciada lo mejor es realizar un seguimiento al paciente para observar si hay progresión de la deformidad. 

En estos casos desde la GEER subrayan que “no hay consenso en cuanto la efectividad de los tratamientos fisioterápicos u otras especialidades como los quiroprácticos, pues no parecen tener resultados uniformes ni reproducibles con fiabilidad”.

Lo que si recomiendan los especialistas en columna vertebral es que el paciente con escoliosis realice alguna actividad física de forma rutinaria. La natación o ejercicios para fortalecer la espalda son los más recomendables para este tipo de patología. 

Cuando usar un corsé

Cuando la curvatura de la espalda es superior a las 20 o 35º, el corsé es la mejor opción para contener la evolución de la escoliosis.

Pero los especialistas en columna vertebral aclaran que el corsé solo tiene “la capacidad de impedir que las curvas empeoren, pero no hay ningún método, salvo la cirugía, que corrija y rectifique la curva”.

Cirugía para corregir la curvatura de la espalda

Es la última opción para el tratamiento de la escoliosis, en concreto, de los casos más graves, las curvas graves de más de 50º, o aquellos casos en los que esta patología está afectando a la funcionalidad del paciente o capacidad respiratoria. 

Las técnicas quirúrgicas de la escoliosis han avanzado mucho. En los últimos días, el servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Universitari i Politècnic La Fe ha realizado con éxito una intervención quirúrgica de corrección de escoliosis severa, de más de 90º, utilizando para su planificación una nueva tecnología de captación de imágenes sin radiación para el paciente.

Esta técnica novedosa, tal y como señala la doctora Teresa Bas, coordinadora de la Unidad de Raquis de La Fe y presidenta de la Sociedad Española de la Columna Vertebral (GEER) consiste en “una especie de GPS que nos permite una buena planificación prequirúrgica para localizar anatómicamente una estructura y llegar hasta ella con seguridad. Con este sistema se aumenta la precisión y se reduce drásticamente la exposición del paciente a rayos X”.

“El sistema de navegación prequirúrgico es la primera vez que se utiliza en España”, añade la doctora Bas, y ha sido “un éxito y una clara apuesta por la innovación, por la seguridad y la precisión”.

El empleo de este nuevo sistema está previsto para todos aquellos pacientes que vayan a ser intervenidos de patología compleja de columna incluyendo fracturas, tumores, deformidades y anomalías congénitas.