Sport.es Menú

Zidane vuelve a tambalearse

El entrenador francés acusa, y cada vez más, el desgaste de los resultados

La gestión del vestuario, su mejor virtud por encima de temas tácticos, tampoco funciona

 El técnico blanco analizó la derrota del Real Madrid en Son Moix | Perform

Zinedine Zidane atraviesa, otra vez, uno de los momentos más complicados desde su regreso al banquillo del Real Madrid. La dinámica del equipo en el terreno de juego han aumentado las voces que ponen en duda la idoneidad de su proyecto deportivo. Un resultado negativo mañana en el estadio Ali Sami Yen ante el Galatasaray podría significar su despido fulminante.

Sport.es

Zidane vuelve a tambalearse. Las vías de agua se le están multiplicando desde que arrancó la temporada oficial y la pérdida del liderato en la última jornada de LaLiga han dado más munición a los críticos, tanto dentro como fuera de la entidad blanca. Una derrota en Turquía desataría una crisis que ha ido cocinándose a fuego lento en estas últimas semanas.

El técnico ha ido paulatinamente perdiendo el crédito que tenía tras hacer historia en el Real Madrid al levantar consecutivamente tres Champions League (2016, 2017 y 2018) y esa corriente de esperanza e ilusión que levantó su vuelta al banquillo del primer equipo está desapareciendo muy rápidamente. Zidane está muy señalado y necesita que los resultados le acompañen para seguir al frente del equipo. No es la primera vez que se le pone en el punto de mira, pero cada vez son mayores y más duras las críticas... Mala pinta.

La gestión del vestuario

Resultados al margen, a Zidane se le empieza a discutir ahora su capacidad para gestionar el vestuario. Al francés más que por sus conocimientos tácticos o su capacidad para cambiar la dinámica de un partido desde el banquillo, se le valoraba por su habilidad para gestionar el vestuario y lograr un compromiso incuestionable de sus jugadores. 'Zizou' no llevó a cabo la 'revolución' que se reclamaba y apostó, como hizo Lopetegui, por las 'vacas sagradas' que salvo Sergio Ramos no están respondiendo en el terreno de juego.

Muy significativo, en este sentido, es la situación de Bale. El galés tuvo un arranque de temporada espectacular, siendo una de las claves para que el Madrid tomase el mando en LaLiga, pero ahora está desaparecido con una supuesta lesión que nadie conoce. No hay un parte médico porque, según algunas fuentes, el futbolista no tiene nada más que unas molestias sin importancia pero que, por su enfrentamiento con el entrenador, se niega a jugar.

Turquía y Mourinho

La derrota el sábado en Mallorca ha dañado muchísimo a Zidane, muy molesto al final del encuentro por la actitud de sus jugadores. El futuro más inmediato del francés lo marcará ahora la Champions y su visita a Turquía.

Mourinho, para muchos medios de Madrid, ya está calentando en la banda para acceder al banquillo si el Real Madrid cae mañana ante el Galatasaray. Una derrota en el Ali Sammi Yen dejaría a los blancos en una situación muy comprometida en la máxima competición europea, colistas tras disputarse las primeras tres jornadas. Para Florentino Pérez sería una pesadilla (deportiva pero también económica) quedarse fuera de la Champions en la fase de grupos, algo que no ha ocurrido nunca desde que se estableció en 1993.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil