El verano más tenso para Isco y Marcelo

El verano más tenso para Isco y Marcelo

 El malagueño aprovechó una asistencia de Vinicius para anotar el 1-0 | MOVISTAR

Los dos jugadores siguen sin equipo cuando el mercado encara ya su tramo final, por sus altas pretensiones

Su presencia residual en las últimas campañas merengues ha frenado a los posibles interesados

No está siendo el verano más agradable para dos ya exjugadores del Real Madrid como Isco Alarcón y Marcelo Vieira. Ambos se encuentran sin equipo cuando el mercado consume ya la primera semana de agosto, y la falta de ofertas interesantes puede acabar dejando a ambos en la estacada.

Los dos han dejado claros sus planes, quieren seguir en la élite y no piensan en retiros dorados a orillas del Golfo Pérsico. Pero una cosa son los deseos y otra muy diferente, la realidad. Y es que su presencia en los planes del Real Madrid ha acabado siendo residual, en especial en las últimas dos campañas, y eso los convierte en objetivos poco apetecibles para los grandes, por mucho currículum que se luzca.

El malagueño Isco dejó claro desde el carpetazo a su etapa blanca el pasado 30 de junio que su prioridad era jugar la Champions League y por ello se permitió rechazar una presunta oferta de la Roma de José Mourinho. Los capitalinos no jugarán la máxima competición continental en esta campaña 22-23.

Por ello, parecía que la opción del Sevilla sí satisfacía a ambas partes, catarata de elogios de Julen Lopetegui incluida. No obstante, la edad de Isco Alarcón, 30 años cumplidos el 21 de abril, acabó echando atrás al conjunto del Pizjuán. Hubo cantos de sirena desde el otro equipo de Sevilla, el Real Betis, pero de nuevo la no clasificación heliopolitana para la Champions dio carpetazo al asunto.

Ahora, las semanas van pasando y nadie se lanza con intención a acometer el fichaje de Isco. El de Arroyo de la Miel trabaja en solitario y se ve con ganas, pero los transatlánticos europeos parecen haber pasado de largo.

En similar tesitura se encuentra Marcelo. No le han faltado ofertas tras su adiós al conjunto de Concha Espina, pero ninguna ha acabado cuajando. Su preocupante estado de forma, con un evidente sobrepeso en el último año como lateral zurdo madridista, es un obstáculo unido a sus 34 años de edad.

La cuestión es que sólo se han interesado por él proyectos alejados de la élite, como clubes de Catar o Emiratos Árabes, pero el bueno de Marcelo se ve todavía para jugar en la élite continental. El problema es que esa élite le considera una vieja gloria del pasado, y no están los bolsillos demasiado boyantes como para arriesgarse en un jugador que parece ya en la recta final de su carrera.

Así, los nombres que están sonando con más insistencia son cuatro: Valladolid, Getafe, Trabzonspor y Fenerbahçe. Y Marcelo ni quiere oír hablar de ellos.

Un verano complicado para dos jugadores que brillaron en su día vestidos de blanco, pero que ahora no encuentran acomodo. Y el tiempo apremia.