La siesta de Bale durante el Madrid - Alavés

El delantero galés fue cazado por GolTV durmiendo en la grada

El jugador blanco lleva cuatro jornadas sin jugar ni un solo minuto

Gareth Bale, durmiendo en la grada durante el Madrid - Alavés
Gareth Bale, durmiendo en la grada durante el Madrid - Alavés | GOLTV

Gareth Bale desmostró una vez más implicación cero con el equipo. El delantero galés ni siquiera se interesa por lo que acontece en el campo en un partido de Liga donde el Madrid se está jugando el título. Bale optó por echarse una siesta en la grada durante el Madrid-Alavés.

SPORT.ES

Gareth Bale

Zinedine Zidane optó una vez más por dejar a Bale en el banquillo que ahora es la grada para poder mantener las distancias de seguridad. Y las cámaras de GolTV cazaron al futbolista galés durmiendo incluso cambiando el uso de la mascarilla, convirtiéndola en antifaz para relajarse mejor mientras sus compañeros se batían con el Alavés (2-0).

Durmiendo, meditando o relajándose, la cuestión es que estamos ante una nueva prueba de que Bale no tiene sintonía con el vestuario blanco y que no le preocupa en absoluto lo que haga su equipo.

Cuatro jornadas sin jugar ni un minuto

Bale nunca se ha adptado al equipo blanco, siempre ha ido a la suya, pero ahora está viviendo de nuevo un calvario que purga en el banquillo cada día de partido. Zidane no le ha dado ni un minuto al galés en las últimas cuatro jornadas ante el Espanyol, Getafe, Athletic y el comentado ante el Alavés. Todos lo partidos el Madrid los ha saldado con victoria. La última vez que Bale saltó al terreno de juego fue ante el Mallorca el lejano 24 de junio donde su titularidad fue la noticia del día. Pero su alegría no fue completa porque fue sustituido en el minuto 71.

Su papel en el Madrid sigue sin ser importante y Bale no disimula su enfado por la situación. Opta por un pasotismo que sin duda no gustará a la afición blanca y tampoco a Zidane que probablemente siga sin contar con él si ve esta poca implicación con el equipo. Pinta que su rol seguirá siendo secundario con la Champions a la vuelta de la esquina y con un título de Liga a punto de alcanzar y que requiere no tener ningún tropiezo.

Si bien es cierto que con el partido resuelto se pudo ver al delantero galés bromeando con Sergio Ramos, también lo es que su 'siesta' en la grada desvela que sigue sin haber sintonía con el equipo. 

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil