Sport.es Menú

El Madrid se queda sin soluciones en su primera prueba de fuego

Los blancos solo pudieron empatar en San Mamés y ya están a dos puntos del Barça

Muniain adelantó al Athletic e Isco empató tres minutos después de entrar al terreno de juego

El Madrid pincha en San Mamés | LALIGA

El Real Madrid se dejó los primeros puntos de la temporada. A la que llegó el primer examen exigente, y tal y como sucedió en la Supercopa de Europa, se retrataron los problemas de este equipo. La marcha de Cristiano Ronaldo obliga a que todos los jugadores deban estar a su máximo nivel y si esto no sucede, se echa en falta al que antes apagaba los fuegos. Sin ser un tropiezo grave, sí es muy significativo.

ATH

1-1

RMA

Athletic de Bilbao

Unai Simón; De Marcos, Yeray, Iñigo Martínez. Yuri; Beñat (Mikel Rico, 81'), Dani García; Susaeta, Raúl García, Muniain (Capa, 54'); y Williams (San José, 75').

Real Madrid

Courtois; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Ceballos (Casemiro, 46'), Kroos, Modric (Isco, 60'); Bale (Lucas Vázquez, 75'), Benzema y Marco Asensio.

Goles

1-0 M.32 Muniain. 1-1 M.63 Isco.

Árbitro

González González (Castellano-Leonés). TA: Yeray (45'), Dani García (60'), Capa (67'), Yuri (72'), Beñat (78'), Lucas Vázquez (87'), Unai Simón (92').

Estadio

San Mamés. 46.413 espectadores.

Sorprendió de inicio Berizzo a Lopetegui con un cambio de sistema. El argentino buscó una mayor protección con el doble pivote y sobre todo 'desenganchó' a Raúl García en la mediapunta, lo que provocó más dificultades al Real Madrid en la salida del balón. Los blancos salieron de inicio con Ceballos en detrimento de Casemiro. Un centro del campo menos físico que pagaron caro los madridistas ante un equipo 'Bielsista' de persecuciones individuales.

Y es que desde el primer momento el Athletic consiguió que se jugara a lo que le convenía. Y eso que el primer aviso fue del Madrid, en un chut de Modric tras una dejada 'delicatessen' e Marco Asensio que se marchó fuera. Pronto respondieron los rojiblancos, muy enchufados y con ganas de agradar. Williams chutó cruzado a pase de Susaeta y poco después, el capitán rojiblanco disparó un fuerte derechazo que salió por el lateral de la portería de Courtois. Yuri, en una doble ocasión, culminó la trilogía de enfurecidos ataques de los vascos.

El partido entró en una fase de toma  y daca en la que suele tener siempre las de ganar el Real Madrid, pero se topó con un Unai Simón que le puso una mano prodigiosa al chut a la media vuelta de Marco Asensio. Los blancos, perdidos en la medular, vieron como quien sí clavó el aguijón fue el Athletic, tras un gran desmarque de De Marcos a pase de Susaeta y el gol prácticamente 'a la limón' entre dos grandes amigos: Williams y Muniain. Fue el navarro quien la empujó el último.

Enaltecidos por su siempre animosa afición, los de Berizzo dejaron prácticamente 'grogui' al Madrid en el tramo final del primer tiempo y hasta tocó de nuevo el balón en la red, pero el remate de Raúl García al saque de una falta fue claramente en fuera de juego. Después, solo un chut raso de Modric que paró Unai para llevarse a la boca los de Lopetegui antes del descanso.

ISCO SALIÓ... Y MARCÓ

El técnico vasco del Real Madrid rectificó en los vestuarios y sacó a Casemiro por Ceballos. Cuando tenía que buscar el gol, puso más músculo. Hubiera sido más acertado al revés. Quiso hacerse el Madrid con el control del balón y aprovecharse del pequeño desconcierto por la lesión de Muniain. Berizzo puso a un jugador más defensivo, Ander Capa. y el equipo entendió el mensaje de que tocaba arremangarse para mantener el resultado.

Quizás demasiado pronto. Unai Simón salvó un gol cantado ante Ramos, que le remató a bocajarro. Lopetegui buscó revolucionar el partido con Isco por un intrascendente Modric y le salió bien. Tres minutos le bastaron al malagueño para salir y besar el santo. Un buen cabezazo a centró de Bale, que estaba muy poco exigido.

San Mamés, exaltado minutos antes por las provocaciones de Casemiro, se quedó frío. Con casi media hora por delante, el decorado había cambiado por completo. Unai Simón volvió a salvar los muebles, esta vez ante Asensio. Los leones tiraron de su garra habitual, reclamaron penalti por manos de Casemiro que el árbitro interpretó involuntarias y entró San José por Williams para compactar el equipo aunque fuera a costa de perder artillería. También Mikel Rico entró para dar oxígeno.

Y entre una cosa y otra, fueron pasando los minutos y lejos de estar más cerca el gol del Madrid, casi gana el Athletic con un chut de Mikel Rico que obligó a lucirse a Courtois. Un empate justo que empieza a descolgar a los blancos del Barça.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil