Sport.es Menú

El Madrid de Solari empieza con una goleada en la Copa

Cómodo debut del nuevo técnico madridista ante un rival muy inferior

Vinicius, que fue titular, asistió a Asensio en el 0-2 y estrelló un disparo al larguero

 El conjunto blanco goleó por 0-4 en su primer escollo tras la desitución de Lopetegui en el día del despertar de Vinicius | LALIGA

El debut de Santiago Solari en el banquillo madridista ha empezado con un cómodo triunfo en la Copa del Rey ante el Melilla (0-4). El Real Madrid, que ha dejado sentenciada la eliminatoria, ha aprovechado la debilidad del adversario para darse un chute de autoconfianza y, especialmente, ganar tiempo. Gana tiempo el equipo para intentar reconducir la crisis deportiva en la que ha entrado, pero también Florentino Pérez para decidir el sustituto de Julen Lopetegui. El peor panorama hubiese sido salir con un mal resultado del Municipal Álvarez Claro.

FICHA TÉCNICA

Copa del Rey

MEL

0-4

RM

Melilla

Dani Barrio, Sofian Chakla, Mahanan, R. Segura, Juanmi Carrion, Igor (Braim Amar, 75'), Lolo Garrido (Bueno, 83'), A. Martín, Ruano, Yacine Qasmi (Brian Martín, 70') y Oregui.

Real Madrid

Navas, Odriozola, Javi Sánchez, Sergio Ramos (Nacho, 45'), Reguilón, Llorente, Ceballos, Lucas Vázquez, Asensio(Cristo, 82'), Vinicius y Benzema (Valverde, 45').

Goles

0-1, min. 27. Benzema. 0-2, min. 45 +1, Marco Asensio. 0-3, min. 78, Odriozola. 0-4, min. 92, Cristo.

Árbitro

De Burgos Bengoetxea (colegio vasco). Mostró tarjeta amarilla a: Javi Sánchez (9'), Sofian Chakla (11'), Lucas Vázquez (72')

Incidencias

Partido disputado en el Estadio Municipal Álvarez Claro ante 7.000 espectadores. Lleno absoluto.

La clara victoria, no obstante, no despeja muchas de las dudas que los madridistas están mostrando esta temporada. Toca esperar y ver como responde el conjunto de Solari ante adversarios de más empaque que, sin duda, le pondrán en situaciones más complicadas en el terreno de juego, aunque es cierto que se vio una mentalidad diferente y jugadores no habituales para el anterior entrenador muy motivados en este nuevo ciclo.

Vinicius, titular

No hubo grandes sorpresas en la primera alineación del entrenador hispano/argentino. La presencia de Vinicius como titular estaba cantada. El brasileño, una de las grandes esperanzas madridistas, demostró que es un proyecto interesante de futbolista pero en estos momentos es solo eso, un proyecto; muy verde aún para ser un futbolista determinante como desde la capital han vendido. Es el argumento, imaginamos, que tuvo Lopetegui para no darle un sitio en el equipo pese a las presiones que recibía desde arriba y es que, recordemos, el club desembolsó 45 millones por el futbolista.

Vinicius se movió por la banda izquierda. Estuvo muy participativo y lo más destacado fue la asistencia de gol que dio a Marco Asensio en el tiempo añadido de la primera parte y un excelente disparo al larguero en el minuto 71. Por contra, un par de malos controles le impidieron tener opciones de remates muy claras cuando el encuentro estaba más igualado. Brilló más cuando los jugadores locales se quedaron sin gasolina. En definitiva, un chico con muy buena pinta pero que tiene aún mucho camino por recorrer.

cómodo debut 

Conscientes de la situación tan complicada que están atravesando, el equipo blanco le dio seriedad a su debut en la Copa del Rey. Muy pronto cerró la puerta a una posible sorpresa. Exceptuando los primeros quince minutos de juego, en los que el Melilla presionó y aspiró a dar la sorpresa (tuvo un par de acercamientos al área de Navas interesantes), poco a poco los madridistas fueron controlando el juego y, por consiguiente, tener sus opciones para inaugurar el marcador.

Benzema hizo el 0-1 en el minuto 27 y Marco Asensio, en el añadido, firmaron los dos tantos del Madrid de la primera parte. Dos goles que pudieron ser más si Lucas Vázquez, uno de los futbolistas más activos, hubiese tenido acierto en el remate. El gallego fue el que más chutó. Otro de los destacados fue Odriozola, que aprovechó la banda derecha para llevar contínuamente peligro. El vasco cerró su mejor noche como madridista: un gol y dos asistencias de gol.

La segunda parte tuvo un inicio idéntico. El Melilla salió con muchas ganas en los primeros quince minutos y gozó de alguna ocasión para recortar distancias en el marcador y dar, por consiguiente, un poco de emoción al encuentro. No llegó el tanto y sí las buenas intervenciones de Dani Barrio, el portero local, que evitó un castigo mayor para el equipo de Segunda B.

En la recta final del partido llegaron los últimos dos goles del Madrid. Con el Melilla fundido físicamente, Odriozola se estremó como goleador blanco (78') y el joven Cristo ceró el marcador en el último instante del encuentro.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil