Sport.es Menú

El Real Madrid resucita con un gol de rebote y otro de penalti

La engañosa victoria ante el Valladolid concede una tregua a Solari y sobre todo a unos jugadores que en estos momentos han perdido su conexión con su afición

El equipo de Sergio González estrelló dos chuts en el larguero con 0-0 en el marcador

El Madrid sufre para ganar al Valladolid | LALIGA

El Real Madrid sigue tocado, pese a la sufrida y engañosa victoria que consiguió frente a un Valladolid que llegó a estrellar dos balones en el larguero con 0-0 en el marcador. Santiago Solari ganó tiempo gracias a un afortunado gol de rebote tras un chut de Vinicius y a otro posterior de Sergio Ramos de penalti, pero su equipo volvió a exhibir muchos de los defectos que provocaron la destitución de Julen Lopetegui. El partido dejó también varios damnificados. Bale y Marco Asensio acabaron resultando señalados por la grada al ser sustituidos por Solari cuando las cosas no funcionaban.

FICHA TÉCNICA

Liga Santander

Real Madrid

2-0

Valladolid

Real Madrid

Courtois, Odriozola, Nacho, Sergio Ramos, Reguilón, Modric, Casemiro (Isco, 56'), Kroos, Bale (Lucas Vázquez, 71'), Benzema y Marco Asensio (Vinicius, 73').

Valladolid

Masip, Moyano (Cop, 85'), Calero, Kiko Olivas, Nacho, Antoñito, Alcaraz, Míchel, Villa (Verde, 69'), Leo Suárez (Plano, 76') y Ünal.

Goles

1-0, Kiko Olivas cambia la trayectoria de un chut de Vinicius y Masip no puede hacer nada para evitar que el balón entre (83'). 2-0, Sergio Ramos transforma un penalti señalado por derribo a Benzema (88').

Árbitro

Gil Manzano (comité extremeño). Amonestó a Marco Asensio (45').

Incidencias

Partido correspondiente a la undécima jornada d ela Liga Santander disputado en el estadio Santiago Bernabéu en presencia de 68.050 espectadores.

La varita mágica de Solari pareció funcionar en una primera media hora que pareció devolver la esperanza a la parroquia madridista, pero con el paso de los minutos se fue diluyendo esa efervescencia blanca y poco a poco el Valladolid empezó a creerse que podía llevarse un botín de su visita al Bernabéu. Acabó siendo una reacción engañosa.

Esa primera media hora resultó un monólogo blanco. El equipo de Solari, que se estrenaba en el Bernabéu tras una victoria ante el Melilla que parecía haber devuelto la confianza a su equipo, siguió exhibiendo una alarmante falta de puntería. El Real Madrid dispuso de varias ocasiones, aunque casi todas llegaron tras centros de Marco Asensio o Reguilón desde la izquierda. Salvo un primer disparo cruzado de Benzema (4'), todos los remates locales llegaron de cabeza (Bale en el 12', Casemiro en el 15' y el 31' y Benzema en el 17') y se perdieron por la línea de fondo o fueron atrapados sin excesivos problemas por Masip.

impaciencia

La impaciencia de la afición blanca apareció mediada la primera parte en forma de tímidos silbidos y se intensificó en el último cuarto de hora del primer tiempo. El Valladolid despertó de su letargo con una clara ocasión de Antoñito, que se plantó solo ante Courtois pero remató por encima del larguero. A partir de ahí el equipo de Solari perdió el hilo al partido y se vio sorprendido en un par de ocasiones más de Villa (34') y Unal (40').

La afición blanca volvía a estar con la mosca detrás de la oreja y lo dejó claro cuando el árbitro señaló el final del primer tiempo.

El Real Madrid pareció salir del vestuario con una marcha más, pero volvió a ser una ilusión óptica, ya que el empuje le duró diez minutos. En ese tiempo Benzema y Casemiro volvieron a intentarlo sin suerte.

Al equipo blanco se le acabó el fuelle y el Valladolid tuvo la victoria en sus manos en tres ocasiones consecutivas de Villa en apenas nueve minutos de margen (del 57' al 66'). El jugador del Valladolid estrelló sendos remates en el larguero y luego puso a prueba a Courtois con un disparo desde la frontal que el belga resolvió con una gran parada en dos tiempos. En ese momento arreciaron los pitos de desesperación de la afición madridista.

la flor de solari

El Real Madrid se iba diluyendo mientras su nuevo técnico intentaba de forma desesperada una reacción con los cambios. Se fueron consecutivamente Casemiro, Bale y Marco Asensio -los dos últimos dejaron el campo entre silbidos- y entraron Isco, Lucas Vázquez y Vinicius. Pero el equipo madridista siguió exhibiendo una alarmante falta de ideas en ataque.

Pero cuando peor estaban las cosas apareció la flor de Solari. El 1-0 llegó después de que Kiko Olivas desviase un remate mal dirigido de Vinicius (83'). El brasileño se hizo suyo el gol en propia portería. Y cuatro minutos después un penalti inocente a Benzema era aprovechado por Sergio Ramos para sentenciar con un remate a lo Panenka. La victoria concede una pequeña tregua a Solari y sobre todo a unos jugadores que en estos momentos viven divorciados de su afición.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil