Un penalti dudoso y un rebote dieron vida al Real Madrid

david salinas

Sin hacer un gran partido, el Madrid se llevó los tres puntos de Mendizorroza, un campo en que hasta el momento ningún equipo había podido ganar. El cuadro blanco, tras un mal inicio, sacó pretróleo de una discutida decisión arbitral (el penalti) y de un rebote para dar la vuelta a un marcador que se la había puesto en contra. En la segunda mitad aprovechó su momento para hacer sangre al equipo de Pellegrino. Incluso Cristiano Ronaldo se permitió el lujo de fallar un penalti.

El Alavés no pudo tener un mejor inicio de partido. Cedió la iniciativa al Real Madrid a la espera de robar algún balón para lanzar rápidas transiciones. Un plan previsible teniendo delante un equipo superior. Y así se fraguó el 1-0, en el minuto 7. El equipo de Pellegrino robó un balón a Danilo en la construcción y salió como un rayo hacia el marco visitante. Theo Hernández se fue por banda izquierda y centró para que Deyverson anotara casi a placer el 1-0.

La reacción del Real Madrid no podía demorarse. Apretó el equipo de Zinedine Zidane, que dio el primer aviso por mediación de Bale en el minuto 12. El galés, que recibió de Isco, mandó el balón al fondo de la red, pero el gol quedo anulado por arrancar en posición de fuera de juego. Hasta entonces, el cuadro del Bernabéu había pasado como una sombra por Mendizorroza.

Penalti dudoso

Insistió el conjunto visitante y, en el minuto 15, una falta de Feddal sobre Cristiano Ronaldo, lanzada por Bale, acabó en penalti por manos (brazo) de Deyverson. El brasileño, en la barrera, saltó con el brazo izquierdo por delante, tocando, a juicio del árbitro, el esférico en la extremidad primero y en la cabeza después. En cualquier caso, las imágenes no despejaron la duda y el Madrid, nuevamente, tras una polémica acción en la que se vio favorecido por el árbitro, enderezó el rumbo de un partido que perdía. Cristiano celebró el gol de una forma muy efusiva y pudo provocar a la grada...

Sin hacer nada, el Madrid igualó un partido en el que el Deportivo había puesto más de todo (presión, ganas e ideas) para ganarlo. Sin embargo, las cosas se le torcieron tras una confusa jugada. El duelo siguió con la lesión de Pepe -Nacho entró en su lugar- y el segundo gol de Cristiano Ronaldo. El disparo del luso, tras una asistencia de Benzema, tocó en Feddal y superó a Pacheco. Otra vez la suerte sonrió al equipo blanco.

perdonó Camarasa

El Alavés inició el segundo tiempo como si quedaran cinco minutos para la conclusión. Sabía que su suerte en el partido pasaba por el acierto tras la reanudación. Y el plan de Pellegrino rozó la perfección. Camarasa, en el primer minuto, se quedó mano a mano con Keylor Navas dentro del área y el meta costarricense, con el cuerpo, evitó el empate a dos.

No se dio por vencido el Alavés, que volvió a poner en aprietos a Keylor Navas, ahora por mediación de Deyverson. El brasileño, en el minuto 54, soltó un zurdazo desde la frontal que el meta tico solventó en dos tiempos. El Real Madrid pudo sacudirse la presión local y enseñó los dientes otra vez mediación de Cristiano Ronaldo (minuto 56) y Bale (minuto 58), pero al Alavés recuperó el pulso del partido.

De todas formas, poco propuso el equipo de Mendizorroza, cada vez más desgastado por el esfuerzo físico y también por el mental, después de ver cómo Keylor Navas había desbaratado el empate en dos ocasiones. En el 73, otra vez Deyverson, exigió lo mejor del guardameta madridista, que se adelantó por unos segundos al brasileño.

Hundimiento local

Pese a faltarle las fuerzas, el Alavés no desistió de ir en busca del empate, pero pagó cara su apuesta. El Real Madrid aprovechó los espacios e hizo sangre a su rival. No pudo hacerlo Cristiano Ronaldo en el minuto 78, cuando Manu agarró al portugués de la camiesta. El penalti lo lanzó el luso, pero Pacheco sacó la mano izquierda y evitó el hat trick de CR7.

Con el Alavés roto, el Madrid no tuvo piedad. Primero Morata (minuto 84) y después Cristiano Ronaldo (minuto 88), ambos tras asistencias de Marcelo, pusieron la puntilla para llevarse los tres puntos de un campo en el que nadie se había ido de él con el máximo botín. Mucho premio para un Madrid que supo esperar su momento después de un inicio en el que puso en evidencia todas sus lagunas.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil