El Real Madrid se abona a los empates

El Real Madrid se abona a los empates

El Real Madrid se encontró muy pronto con el factor suerte a su favor, como ya viene siendo habitual. Primero contó una vez más con la inestimable colaboración del colegiado inglés Mark Clattenburg, que pasó por alto unas clarísimas manos -detuvo el balón con los brazos extendidos- de Cristiano Ronaldo al borde del área tras un lanzamiento de falta de Aubemayang (11') y pocos minutos después sorprendió al Borussia Dortmund con un veloz contragolpe que culminó el propio delantero portugués después de que la asistencia de tacón de Bale rebotara previamente en Ginter y fuera a caer mansamente a los pies de su compañero. Será por suerte. Zidane tiene toda la necesaria y más.

El gol era lo que Cristiano necesitaba para dejar atrás sus problemas de autoestima por su sustitución ante el Las Palmas. El portugués incluso fue benevolente con su técnico y le saludó con la mano -con algo de frialdad, eso es cierto- tras haber celebrado el 0-1.

Zidane volvió a plantear un partido muy conservador, con su equipo replegado en su propio campo pendiente en todo momento de sorprender al rival al contragolpe. El planteamiento del equipo alemán, mucho más atrevido y ofensivo, le puso las cosas fáciles, porque los blancos dispusieron de muchos espacios para lanzar los sus rápidas contras y a los delanteros locales les faltó algo de puntería en el momento preciso. De hecho, dispusieron de oportunidades suficientes para darle la vuelta al marcador.

error de navas

Dembele y Aubemayang fueron un dolor de cabeza para la zaga visitante, pero no tuvieron el temple necesario frente a Keylor Navas. Nadie contaba con el error del meta costarricense, la gran novedad en el once de Zidane una vez recuperado, al filo del descanso. El lanzamiento de falta de Guerreiro no parecía muy complicado de resolver, pero Keylor no acertó a la hora de despejar el balón y éste fue a parar a la cabeza de un sorprendido Varane. El balón se colaba ya en la portería cuando Aubameyan la remató sobre la misma línea de gol para desesperación de los jugadores blancos.

Antes del descanso, Cristiano también vio desesperado cómo el colegiado le anulaba un gol por un claro fuera de juego. Las tornas habían cambiado. La suerte y el árbitro le daban la espalda al equipo blanco.

Dembele volvió a aparecer en el arranque del segundo periodo, pero el Madrid le dio réplica con tres ocasiones de Cristiano, Benzema y Bale en un margen de cinco minutos. El partido estaba muy abierto y podía pasar cualquier cosa. También que el equipo blanco volviera a ponerse por delante gracias a un gol de Varane. El central francés apareció por sorpresa en el área del Borussia y fusiló a bocajarro después de que el remate de Benzema se hubiera estrellado previamente en el poste y el larguero.

partido roto

El 1-2 acabó de romper el partido y ambos equipos se enzarzaron en un toma y daca de ocasiones. El Madrid, al contragolpe, y los alemanes, a la ofensivo tras escuchar el toque de corneta. Pero Keylor Navas no volvió a cometer ningún despiste más y rechazó todos los disparos que le fueron llegando hasta que en el 87' el balón le cayó a Schürrle dentro del área y el ex jugador del Chelsea se sacó del sombrero un espectacular zurdazo que se coló por la escuadra sin que el meta blanco pudiera hacer nada.

El empate era el premio a la insistencia de un Borussia Dortmund que nunca se rindió. Al Madrid le faltó empaque, juego y sobre todo ambición para hacerse merecedor de la victoria y, sobre todo, para conseguirla. Encadenó su tercer empate consecutivo y de nuevo ante un rival que vestía de amarillo. A la flor de Zidane le sienta mal el amarillo.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil