Remontada 'interrupta' en el Bernabéu

Un gol agónico de Santi Mina tras una gran asistencia de Denis Suárez impidió que el Real Madrid culminara su reacción tras el tanto inicial de Smolov

Los blancos habían logrado ponerse por delante con los goles de Sergio Ramos de penalti y Kroos, pero se quedaron con la miel en los labios

El Real Madrid se quedó con la miel en los labios y no pudo culminar su remontada ante el Celta por culpa de un gol agónico de Santi Mina en el minuto 86 que dejó helado el Santiago Bernabéu. El equipo de Zinedine Zidane había sido capaz de remontar inicialmente en el segundo tiempo el tempranero gol de Smolov gracias a un arreón en apenas un cuarto de hora, fase en la que llegaron los goles de Kroos y Sergio Ramos. Pero la remontada quedó 'interrupta' por culpa de una extraordinaria asistencia de Denis Suárez a Santi Mina.

FICHA TÉCNICA

Liga Santander

RMA

2-2

CEL

Real Madrid

Courtois, Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo, Fede Valverde, Casemiro, Kroos (Modric, 81'), Bale (Mendy, 84'), Benzema y Hazard (Vinicius, 73').

Celta

Rubén Blanco, Kevin Vázquez (Pione Sisto, 55'), Araújo, Murillo, Aidoo, Olaza, Rafinha, Okay, Bradaric (Santi Mina, 83'), Iago Aspas y Smolov (Denis Suárez, 70').

Goles

0-1, Smolov (7'); 1-1, Kroos (52'); 2-1, Sergio Ramos, de penalti (65'); 2-2, Santi Mina (86').

Árbitro

Alberola Rojas (comité castellano-manchego). Amonestó a Olaza (57'), Bale (72'), Carvajal (75') y Okay (76').

Incidencias

Partido correspondiente a la 24ª jornada de la Liga Santander disputado en el Santiago Bernabéu en presencia de 72.000 espectadores.

La acción que iba a decidir el partido se produjo en el minuto 64, ya con 1-1 en el marcador, cuando Hazard se internó en el área en busca de un balón que ya se perdía por la línea de fondo. El belga vio que Rubén salía a proteger la pelota y aprovechó la circustancia para forzar un penalti absurdo que iba a decidir el partido para desesperación del cuadro celtiña. Un leve contacto provocó que Hazard acabara por el suelo y el colegiado Alberola Rojas señaló la pena máxima que Sergio Ramos no desaprovechó.

jarro de agua fría

El Real Madrid pensó que tenía ya los tres puntos en el zurrón, pero no contaba con ese jarro de agua fría en el tramo final.

El partido se le había puesto cuesta arriba al cuadro de Zidane muy pronto. A las primeras de cambio el Celta se encontró con un gol del ruso Smolov, que hizo buena una extraordinaria asistencia de Iago Aspas. El equipo blanco no se esperaba ese golpe y le costó sobreponerse. Los locales fueron incapaces de materializar su incontestable dominio en ocasiones de gol claras. De hecho, ninguno de sus disparos en estos primeros 45 minutos encontró portería.

En cambio, pese a que sufrió de lo lindo para sacar el balón jugado desde su área, el Celta sí fue capaz de encontrar la portería de Courtois. Aidoo tuvo el 0-2 en su cabeza, pero su remate a la salida de un córner fue rechazado bajo los palos por el meta belga pocos instantes antes del descanso. Son las paradojas del fútbol. El equipo local apenas pudo contabilizar unas pocas aproximaciones con cierto peligro en esta primera parte. Casemiro disparó ligeramente alto desde fuera del área en el 17' y Bale protagonizó las dos restantes. Primero probó suerte desde lejos sin suerte (33') y después culminó una combinación entre Hazard y Benzema con un disparo que se marchó fuera por poco (40').

defensa nutrida

El Real Madrid no encontró nunca la manera de hurgar en la nutrida defensa rival. Óscar García Junyent, técnico celtiña, puso sobre el tapete del Bernabéu una zaga con tres centrales y lo dejó todo en manos de la inspiración de Iago Aspas y Rafinha en ataque. La jugada le salió bien, porque los blancos, con un recuperado Hazard en sus filas, no encontraron resquicios. El belga no tuvo fluidez y apenas intervino en un par de jugadas de ataque en esta primera mitad.

El panorama cambió tras el descanso. El Real Madrid salió mucho más hambriento y eso se tradujo en ocasiones. A Ramos le anularon nada más arrancar el segundo tiempo un tanto por fuera de juego, pero tres minutos después (52') Kroos igualaba el marcador a pase de Marcelo con un disparo con la zurda ajustado al poste. Doce minutos después llegó la acción del penalti a Hazard que permitió que Ramos concretase la remontada.

A partir de ese momento el partido entró en una fase loca en la que pudo pasar de todo. Primero Alberola Rojas dejó impune una terrible entrada por detrás de Bale a Rafinha. El galés debió ser expulsado, pero sólo vio la amarilla. Luego el Celta empató, el árbitro perdonó la segunda tarjeta a Carvajal y Benzema tuvo el 3-2 en sus botas. Pero el marcador no se movió más y el Real Madrid se dejó en el camino dos puntos que permiten que el Barcelona se coloque a sólo un punto de distancia en la clasificación. Todavía queda mucha Liga por delante.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil