El plan 'coste cero' no es tan barato

El plan 'coste cero' no es tan barato

El doblete de Mbappé al St. Etienne con dos asistencias de Messi | SPORT.es

La apuesta del Real Madrid por jugadores que acaban contrato, como Alaba, choca con las elevadas pretensiones económicas de los candidatos

Los futbolistas que ha tanteado el club blanco en los últimos meses han exigido una importante prima de fichaje y unos salarios desorbitados

Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, apostó por incorporaciones a coste cero para esquivar los efectos de la crisis económica provocada por la pandemia. El resultado de este cambio de rumbo no está siendo todo lo positivo que el máximo dirigente madridista esperaba a nivel económico. No contaba con la codicia de los jugadores que acaban contrato y de sus agentes.

Florentino Pérez aparcó su tradicional política de fichajes galácticos para incorporar jóvenes promesas como Vinicius, Marco Asensio, Rodrygo, Brahim Díaz, Take Kubo o Reinier, pero tampoco ha sido la panacea a nivel deportivo, ya que solo Vinicius y Asensio se han consolidado en el once titular.

La pandemia abrió una tercera vía. El fichaje del austríaco David Alaba procedente del Bayern de Múnich el pasado verano fue el primero a coste cero, ya que el austríaco llegó con la carta de libertad debajo del brazo.

EXIGENCIAS ECONÓMICAS

El club madridista marca ahora a todos aquellos jugadores interesantes que acaban contrato y se niegan a renovar con sus respectivos clubes. La idea es ahorrarse el traspaso, aunque el plan de Florentino Pérez no preveía las elevadas exigencias económicas de los jugadores en cuestión y sus representantes.

La realidad es que todos los jugadores tanteados por el club en los últimos meses han exigido una importante prima de fichaje y unos salarios desorbitados. Es el caso de los alemanes Antonio Rudiger (Chelsea) y Serge Gnabry (Bayern de Múnich) y del francés Kylian Mbappé (PSG), cuya madre se ha descolgado pidiendo 130 millones como premio por llegar con la carta de libertad.

ESCALA SALARIAL

Otro problema añadido es que si el Real Madrid los acaba fichando, desestabilizará la escala salarial de la plantilla. El vestuario solo acepta la llega de galácticos como Mbappé, jugadores que marcan la diferencia. En cambio, Rudiger o Gnabry saldrán de grandes clubes con aspiraciones económicas superiores a su nivel.

Temas