El penalti de Casemiro se lo debió avisar el VAR al árbitro como en el clásico con Lenglet

En el Madrid-Granada estaba Jaime Latre en el VOR y el día del Barça-Madrid, Sánchez Martínez

En ambos casos el colegiado era el mismo, el internacional valenciano Juan Martínez Munuera

RAMÓN FUENTES

Horas después del partido entre el Real Madrid y el Granada se sigue hablando del penalti de Casemiro sobre Yangel Herrera justo antes del descanso. Es una acción muy rápida donde el jugador del equipo andaluz cae en el área.

Estamos sin duda ante un penalti de VAR, como ya sucediera el día del clásico en el Camp Nou y donde coincide además que se trataba del mismo colegiado. El internacional valenciano Juan Martinez Munuera.

Porque la acción en vivo es casi imposible de ver por el colegiado de campo, al igual que la que se produjo en el clásico liguero entre el defensa azulgrana Lenglet y Sergio Ramos. Ambas son acciones que competen al colegiado designado en la sala de VOR de la Ciudad del Fútbol de las Rozas. Ayer estaba designado el aragonés Jaime Latre mientras que el pasado 24 de octubre fue el murciano Sánchez Martínez quien actuó como VAR.

¿Y por qué ayer no fue penalti y si lo fue el día del clásico? Aquí nos encontramos con varios escenarios. El primero pasa porque Jaime Latre en la revisión de la jugada considera que no hay motivo suficiente para modificar la decisión adoptada en el terreno de juego. Es decir, que el agarrón no es lo suficiente para considerar que debe indicarle a Martínez Munuera la existencia de esta pena máxima. 

La segunda habría pasado porque Jaime Latre hubiera instado a Martínez Munuera a acudir al monitor a revisar la acción. En este caso, y para que esto se produzca, el colegiado de VAR debe tener claro que estamos ante un error claro, obvio y manifiesto del árbitro principal y por eso considera que debe avisarle para que sea el mismo quien lo revise desde el propio terreno de juego. Es una jugada de interpretación, nunca factual u objetiva, y el protocolo lo permite. Así de hecho actuaron el propio Martínez Munuera y Sánchez Martínez en el clásico del Camp Nou. Ese día el árbitro valenciano acudió al monitor, avisado desde el VAR y después de revisar la acción, señaló la pena máxima de Lenglet sobre Ramos.

El VAR no puede intervenir si considera que el agarrón es fuera 

Pero existe una tercera posibilidad nada descartable y que explicaría porque la jugada transcurrió así. Y la clave radica en donde se produce el agarrón de Casemiro sobre Yangel. Porque está claro que existe ese agarrón del madridista al jugador del Granada. Pero resulta que no debemos nunca tomar como referencia los pies del jugador atacantes sino donde están los brazos del infractor cuando agarra.

Y esta ubicación es clave porque si en la revisión de la jugada, como el VAR lleva a cabo desde el VOR en todas las acciones punibles, considera que este agarrón se produce fuera del área, entonces no puede intervenir. Es decir ya deja de ser una jugada de penalti y se sale del protocolo del VAR. Luego Jaime Latre ya no puede decirle nada a Martínez Munuera sobre una posible revisión de la jugada a pie de campo o incluso entre ellos. No es penalti, se produce fuera del área, luego el colegiado de VOR pierde cualquier capacidad de poder participar en la acción.

Y en los agarrones la clave radica, como hemos podido conocer en SPORT; en donde están los brazos o manos del infractor respecto al jugador contrario. No si tiene un pie dentro del área. Esto explicaría porque Jaime Latre no modifica nunca la decisión de campo Martínez Munuera

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil