El Real Madrid tira de oficio en El Sadar

Isco, Sergio Ramos, Lucas Vázquez y Jovic dieron la vuelta al gol inicial de Unai García

Gareth Bale recuperó la titularidad, pero cargó de razones a Zinedine Zidane con una apática actuación

El Real Madrid tiró de oficio en El Sadar y se apuntó una trabajada victoria ante Osasuna (1-4) que le consolida en lo más alto de la clasificación. Isco y Sergio Ramos dieron la vuelta al gol inicial de Unai García antes del descanso y Lucas Vázquez asestó el golpe definitivo en la recta final.

FICHA TÉCNICA

LaLiga Santander

OSA

1-4

RMA

Osasuna

Herrera; Nacho Vidal, Unai García, David García, Estupiñán; Moncayola (Fran Mérida, 9'), Brasanac, Íñigo Pérez; Roberto Torres (Marc Cardona, 77'), Rubén García y José Arnaiz (Gallego, 61').

Real Madrid

Courtois; Dani Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Mendy; Modric, Casemiro, Fede Valverde; Bale (Lucas Vázquez, 71'), Benzema (Jovic, 88') e Isco (Vinicius, 82').

Goles

1-0 M.14 Unai García. 1-1 M. 33 Isco. 1-2 M.38 Sergio Ramos. 1-3 M. 85Lucas Vázquez. 1-4 M. 93 Jovic

Árbitro

Gil Manzano (extremeño). TA: Nacho Vidal (57'), David García (69') / Dani Carvajal (73'), Sergio Ramos (79').

Incidencias

Partido correspondiente a la jornada 23 de LaLiga Santander, disputado en El Sadar ante 18.375 espectadores.

Zinedine Zidane volvió a dar la titularidad a Gareth Bale después de cinco ausencia, pero el galés cargó de razones a su técnico para que no vuelva a contar con él. El francés dedició sustituirle, quizá para que no pierda la costumbre que ha tomado de abandonar el estadio antes de tiempo. Lo que empezó como un infierno acabó siendo un paseo. Tanto que hasta Luka Jovic vio puerta, cosa que solo había sucedido otra vez esta Liga.

Osasuna sorprendió de inicio con la movilidad de Rubén García, Roberto Torres y el recién incorporado José Arnaiz. No se había cumplido un minuto y Moncayola ya rozó el gol. José Arnaiz dio el segundo aviso y Thibaut Courtois ruvo que afinar para evitar que David García abriera el marcador.

Nada pudo hacer el meta belga nueve minutos después cuando Unai García ganó la acción a Casemiro para cabecer en plancha un saque de esquina botado por Rubén García. Un gol muy especial para el central rojillo, ya que era su primer partido como titular en la máxima categoría y su segunda aparición en LaLiga Santander después de superar una lesión de rodilla que le ha tenido apartado de los terrenos de juego siete meses.

Los rojillos se habían sobrepuesto a la temprana lesión de Jon Moncayola, pero el tanto puso punto y final a la salida fulgurante de los locales e hizo reaccionar a un Real Madrid que empezó a merodear el área de Sergio Herrera.

David García y Estupiñán sacaron bajo palos sendos remates de Karim Benzema y Dani Carvajal hasta que Isco, en una acción afortunada, reestableció la igualdad.

El malagueño se encontró un balón rechazado tras una diputa entre Gareth Bale y Pervin Estupiñán y enganchó una volea que fusiló a Herrera.

Con Osasuna aún groggy, Casemiro apareció a la salida de un córner botado por Luka Modric, para servir el gol a Sergio Ramos. El capitán lo celebró encarándose a la grada.

En el encuentro se puso muy de cara a un Real Madrid que se frotaba las manos con los espacios que se vaía obligado a dejar Osasuna. Y de hecho, el 1-3 se intuyó en los primeros compases de la reanudación.

Los pupilos de Jagoba Arrasate, sin embargo, recompusieron líneas y empezaron a presionar como si no hubiera un mañana.

Casemiro tuvo que poner la punta de la bota para desviar un disparo de Rubén García ajustadísimo al palo y Gil Manzano puso su granito de arena haciendo la vista gorda a un empujón de Sergio Ramos sobre Fran Mérida dentro del área que bien pudo ser penalti.

Isco, el más activo del ataque blanco, puso la réplica con un zurdazo que Herrera repelió con muchas dificultades. Fue entonces cuando Zidane decidió retirar del campo a un apático Bale para intentar explotar la velocidad de Lucas Vázquez.

Y su intención se convirtió en realidad. Con Osasuna lanzado al ataque con dos arietes puros, Enric Gallego y Marc Cardona, las fuerzas locales empezaron a fallar y con ello llegaron las imprecisiones.

Primero fue Nacho Vidal, que habilitó a Vinicius. Después, Rubén García, que dejó un mal pase en botas de Benzema. El francés no es el brasileño y con un quiebro dejó totalmente solo a Lucas Vázquez, que fusiló a Herrera para sellar la victoria.

Jovic redondeó la goleada e Íñigo Pérez se topó con el larguero para poner el punto y final al encuentro.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil