Sport.es Menú

Menos 'BB' y más Marco Asensio y Lucas Vázquez

La irrupción de ambos jugadores ha reactivado a un equipo lastrado por el bajo rendimiento de Bale y Benzema

El mallorquín y el gallego son los supervivientes de la Segunda Unidad del año pasado que piden la titularidad a gritos

Ante el Betis, Asensio marcó el gol 6.000 de la historia del Real Madrid | LALIGA

Marco Asensio y Lucas Vázquez han irrumpido en el equipo de Zinedine Zidane para rescatarlo de una crisis de la que no podían salir. El francés no daba con la clave hasta que sentó a Benzema o Bale, o a los dos, y tiró de dos de los supervivientes de la famosa ‘Segunda Unidad’ que tantas garantías ofreció la temporada pasada. Dos suplentes que han tirado la puerta abajo con sus actuaciones y que ya piden a gritos la titularidad. Relevar a esas estrellas que no lucen y no aportan el trabajo colectivo que exige jugar en un equipo al que todos quieren tumbar con un extra de esfuerzo.

Zidane ha empezado a darles continuidad al percatarse que con ellos su equipo eleva la capacidad de presionar a lo rivales, de robarles el balón, de ahogarlos en la salida de su juego. Y si encima aportan fútbol y juegan con una velocidad más e imprimen más intensidad al juego, el resultado es ganar partidos con solvencia, algo que no ha podido hacer en los últimos meses salvo en contadas ocasiones.

MÁS PARTIDOS QUE NADIE

Es cierto que Zidane ha contad o con ellos durante toda la temporada, pero para dar relevos a sus elegidos, pero sin ese papel estelar que ahora reclaman por méritos propios. Asensio y Lucas Vázquez son los dos jugadores que han participado en más partidos esta temporada, 36 de 42. El canterano ha sido titular en 16 ocasiones y el balear, el 18, justo la mitad de los encuentros en los que ha participado. Son los jugadores 13 y 14 del francés en minutos disputados, por detrás de Bale y Benzema pese a que estos se han perdido 14 y 11 partidos por lesión, respectivamente.

Estos datos que descubren la desatención de Zidane hacia ellos y su obsesión por alinear a jugadores con más nombre, aunque su rendimiento haya perjudicado al del equipo. Ahora rectifica y empieza a alternarlos haciendo justicia a los méritos contraídos por unos y otros. El francés demuestra con ello que busca lo mejor para el equipo y no para el jugador. Su obsesión por Benzema le señala y perjudica a otros jugadores como Mayoral, un delantero con porvenir al que tiene hundido anímicamente como hizo con Morata el año pasado. Como dato decir que el delantero centro de la cantera lleva cinco partidos sin jugar ni un minuto.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil