Sport.es Menú

Manu mete a Lopetegui en un serio aprieto

Un gol del Alavés en el minuto 95 provocó el delirio en Mendizorroza y colocó al técnico blanco en la cuerda floja

El equipo madridista encadenó su cuarto encuentro consecutivo sin ganar y ya suma 409 minutos sin ver portería

 Manu García puso el gol de la victoria ante los blancos | LALIGA

El Real Madrid volvió a tropezar con la misma piedra. Un gol de Manu en el último suspiro del partido, al aprovechar una grave indecisión de la zaga madridista y de Courtois tras un córner, provocó el delirio en las gradas de Mendizorroza y metió al técnico blanco, Julen Lopetegui, en un auténtico lío, ya que su equipo encadenó su cuarto partido sin ganar y sin marcar. En total, ya suma 409 minutos sin ver portería. Más de seis horas de impotencia e ineficacia.

FICHA TÉCNICA

Liga Santander

Alavés

1-0

Real Madrid

Alavés

Pacheco, Ximo Navarro, Laguardia, Maripán (Martín, 87'), Duarte, Pina, Wakaso (Manu García, 74'), Brasanac, Ibai (Sobrino, 67'), Calleri y Jony.

Real Madrid

Courtois, Odriozola, Varane, Sergio Ramos, Nacho, Modric, Casemiro (Marco Asensio, 62'), Kroos, Ceballos, Bale (Vinicius, 80') y Benzema (Mariano, 46').

Goles

1-0, Manu (95').

Árbitro

Jaime Latre (comité aragonés). Amonestó a Wakaso (54').

Incidencias

Partido correspondiente a la octava jornada de la Liga Santander disputado en el estadio de Mendizorroza en presencia de 19.000 espectadores.

Los blancos volvieron a exhibir una alarmante falta de pegada y lo más grave en esta ocasión fue que apenas pusieron en aprietos a Pacheco. El Alavés resistió durante 95 minutos a base de orden y disciplina, y luego castigó a su rival aprovechando una mala salida de Courtois tras un córner. El cabezazo de Sobrino posterior fue despejado por el meta belga y permitió que Manu se encontrara un balón suelto en el área que aprovechó, en la última acción del partido, para marcar el 1-0 y convertir al equipo madridista en un volcán a punto de erupción.

El equipo madridista salió con la lección aprendida, pero el impulso y las ideas apenas le duraron diez minutos. Fue el tiempo que empleó en apretar al Alavés y crear cuatro ocasiones de gol frente a Pacheco. Una vez más, le faltó acierto en el momento clave. Benzema, de nuevo titular pese a su alarmante falta de gol, en dos ocasiones, Ceballos y Nacho pudieron adelantar a su equipo en esa primera fase de dominio absoluto, pero volvieron a fracasar delante de portería. Y dieron aire así a su rival, que poco a poco ajustó la presión y fue capaz de acabar tuteando al Real Madrid. 

equipo predecible

En cuanto a los blancos se les olvidaron las consignas de Lopetegui, volvieron a convertirse en un equipo predecible. Al Alavés le bastó apretar en la presión y jugar con las líneas muy juntas para cortocircuitar el caudal ofensivo madridista. En la media hora restante antes del descanso, los blancos no fueron capaces de crear ni una sola ocasión más clara de peligro, por más que Odriozola se mostrara siempre dispuesto a buscar las cosquillas a la defensa local por su banda. Pero nadie le acompañó. Todos sus centros acabaron despejados o mal rematados.

El caudal ofensivo del Alavés tampoco fue muy destacado, pero se acercó en un par de ocasiones e incluso pudo adelantarse en el marcador si Varane no llega a despejar bajo los palos un centro de Calleri (27') que Ibai esperaba solo en el segundo palo para fusilar.

Los diez minutos del arranque fueron claramente insuficientes para un Real Madrid que seguía claramente peleado con el gol. Al descanso acumulaba ya 6 horas justas sin marcar, así que a Lopetegui no le quedó más remedio que desdecirse y dar entrada a Mariano en el segundo tiempo en lugar del discutido Benzema. Era una forma de reconocer su error a la hora de confeccionar la alineación.

divorcio con el gol

El divorcio del equipo blanco con el gol se mantuvo, pese a que el delantero catalán se mostró mucho más activo que su compañero. El problema es que la mayor parte del tiempo el Real Madrid se mostró como un equipo vulgar con el balón, incapaz de encontrar los espacios necesarios para hacer daño a su rival. Ni siquiera le hizo cosquillas a Pachecho en este segundo tiempo, más allá de un disparo desde lejos de Casemiro y un centro de Bale que no logró rematar bien Mariano. Con Lopetegui y sin Cristiano, se ha convertido en un equipo tremendamente previsible. Ya no intimida a sus rivales.

El Alavés incluso dispuso de un par de ocasiones para ponerse por delante. En la primera, Courtois logró rechazar una gran volea de Duarte (59'). En la segunda, Jony se plantó ante el belga después de recorrer en solitario medio campo, pero su disparo salió demasiado cruzado (78'). El equipo de Abelardo nunca bajó los brazos y al final pudo llevarse el premio que estaba esperando desde hace 87 años, el tiempo que el Alavés llevaba sin ganar al Real Madrid en la Liga en su estadio.

cerrar
Sport

SPORT.es

Descarga gratis la app en tu móvil